Jesús está conmigo, pero eso no me ayuda mucho

9 septiembre 2014

Jesús está contigo, pero no esperes que te ayude con los deberes.

Una de las presuntas utilidades de la fe es que nos ayuda a sobrellevar las tribulaciones. Por tanto, habría que suponer que las personas creyentes padecen menos depresión y se angustian menos ante problemas graves (como estar sin trabajo, por ejemplo).

Sin embargo, años de estudio en España con miles de pacientes depresivos o con ataque de ansiedad ponen en evidencia que tener fuertes creencias o no tenerlas no influye en nada. Aquí está este artículo publicado en PlosOne en el que se trata toda la información recogida y se elabora un modelo predictivo. El objetivo del modelo es predecir qué probabilidad tenemos de sufrir depresión o ansiedad según nuestras respuestas a este cuestionario. Han comprobado que el modelo funciona a un año vista con menos de un 10% de error.

Las creencias y otros aspectos de la personalidad formaban parte inicialmente de un cuestionario más amplio. En concreto, se evaluaba lo fuertes o débiles que eran las convicciones religiosas de cada paciente, pero el análisis estadístico demostró que ese dato no sirve para prever la depresión o la ansiedad y, finalmente, se eliminó del cuestionario.

Retirarse a tiempo

10 julio 2014

Marvel

Dragones y antropólogos

23 mayo 2014

EEgansugial viejo Yurrumendi, un extraño inventor de fantasías, le dijo a Zelayeta que aquella cueva era un antro  donde se guarecía una gran serpiente con alas, la Egan-suguia. Esta serpiente tenía garras de tigre, alas de buitre y cara de vieja. Andaba de noche haciendo fechorías, sorbiendo la sangre de los niños, y su aliento era tan deletéreo que envenenaba.

Desde que supimos esto, la cueva nos imponía algún respeto. A pesar de esto, yo propuse que quemáramos la maleza del interior. Si estaba la Egan-sugia se achicharraría, y si no estaba, no pasaría nada. A Recalde no le pareció bien la idea. Así se consolidan las supersticiones.

Pio Baroja. Las inquietudes Shanti Andía

La lectura de este pasaje de la novela me ha movido a buscar alguna información sobre la mitología vasca.  Básicamente había una diosa madre y una diosa de la tierra (Ama-Lur), que engendraban al Sol y la Luna y otros muchos dioses y criaturas. Hay dioses más modernos, de origen indoeuropeo, como Urtzi, que es el equivalente vasco de Zeus, y monstruos como el que inspira la historia de Egan-sugia, que debe ser una versión local de Erensuge o Sugaar.

He encontrado en la Wikipedia un enlace a la Enciclopedia Auñamendi, con un texto, no muy bien escrito, la verdad, de Josu Larrinaga en el que, sin venir mucho a cuento, se leen las clásicas y ya cansinas comparaciones entre la ciencia y la religión en el que se viene a decir que ser científico es poco menos que ser un fanático religioso.

La cosa no mejora cuando consultamos la Wikipedia. En la entrada matriarcalismo vasco leemos un buen montón de afirmaciones vagas, ambiguas y de marcado sabor posmoderno. Así nos enteramos que, en el cuadro categorial de los tipos ideales weberianos, el tipo Matriarcal-Natura (=vasco) es oral-asuntivo, mientras que el patriarcal-racionalismo es anal-agresivo.

Me fascina comprobar que en la red es posible encontrar explicaciones inteligibles del entrelazamiento cuántico o de los números transfinitos, pero no del matriarcalismo vasco. Los físicos hacen un esfuerzo por hacerse entender, mientras que algunos antropólogos parece que se esfuerzan en lo contrario. Yo pienso, como los ilustrados, que el conocimiento debe divulgarse y que con inteligencia y creatividad puede divulgarse cualquier cosa. La divulgación de la ciencia es una obligación moral que, por desgracia, la mayoría de científicos descuidan.

Espero sinceramente, que los antropólogos abandonen este paradigma especulativo y pedante y adopten enfoques más objetivos, como el de Harris, por ejemplo, que por lo menos dice cosas comprensibles y, en muchos casos hasta demostrables empíricamente. Eso es lo que hay que hacer para hacer de la antropología una ciencia y para no consolidar supersticiones.

 

Máster en astrología ayurvédica

8 mayo 2014

AyurvedicosLos científicos ven peligrar el panorama de la ciencia en la India. Sus enemigos son, como de costumbre, la religión, la ignorancia y el populismo nacionalista. El partido que probablemente ganará las próximas elecciones al Congreso el próximo 16 de mayo, el Bharatiya Janata Party (BJP) tiene entre sus filas a un físico chiflado, exministro, Murli Manohar Joshi, que quiere potenciar el programa nuclear y que, como el resto de su partido, está derivando hacia el fundamentalismo religioso hinduista.

Desde una sentencia de 2001, algunas universidades de la India ofrecen licenciaturas en astrología. Joshi ha promovido como ministro la enterada de la astrología y la religión hindú en las universidades. Y todo ello a pesar de que hace décadas que los astrólogos son incapaces de pasar una prueba controlada. A través de sus cartas astrales son incapaces de distinguir un niño muy inteligente de un discapacitado intelectual. Ni los ayurvédicos ni los astrólogos occidentales son capaces de distinguir por la carta astral a un asesino múltiple de un premio Nóbel.

Es descorazonador comprobar como la superstición no solo sobrevive en el siglo XXI, sino que avanza posiciones y se instala en las universidades con la connivencia de los políticos.

Amputología

14 abril 2014

Ibn-RusdEl 888 aniversario del nacimiento de Averroes, que Google celebra con esta imagen del sabio en la Santa-Iglesia-Catedral de Córdoba (antes mezquita), me ha recordado algunas de las controversias que entretenían a los sabios islámicos por entonces y que Averroes cuenta en uno de sus libros, aunque sin comentarla:

-¿Cuál es la indemnización que hay que abonar a la mujer a la que se le amputaron tres dedos?

-Treinta camellos

-¿Y a la que se le amputaron cuatro?

-Veinte.

La ciencia jurídica de las amputaciones está muy desarrollada en el Islam, tanto por su empleo como castigo como para valorar los deterioros físicos que debe reparar el que daña la propiedad ajena, en este caso una mujer. Los islamistas de Indonesia, que son muy modernos, exigen al gobierno que instaure la amputación quirúrgica de las manos de los ladrones.

Lo que pasa es que la lectura detallada del Corán y las tradiciones llevaban a soluciones disparatadas como ésta. Parece que el profeta se hacía un lío con los números. Averroes, por si acaso, no se atrevió a comentar lo absurdo de la situación. Y eso que le llamaban “el comentador”.

El mundo, el demonio, la carne y el pescado

11 abril 2014

 

ABC-hoy

 

El ABC, siempre en su afán de recristianizar España afirma que aún se cumple el precepto. Pero ¿alza de consumo de pescado? Para nada… Consultando las estadísticas del Ministerio de Agricultura, alimentación y medio ambiente se comprueba que no hay ni rastro del supuesto aumento del consumo de pescado. He hecho mi propia comprobación; me he bajado los datos de consumo en los hogares por meses de 2009 a 2014  y he buscado la relación Kg carne/Kg de pescado. Porque en cuaresma se supone que, además de comerse pescado no se come carne. Resultado: comemos unos dos kilos de carne por cada kilo de pescado y marisco y parece que la tendencia es a comer cada vez más carne. Pero en los meses de cuaresma no se ve ninguna diferencia. Otra mentira piadosa del ABC.

Captura de pantalla 2014-04-11 a las 23.07.40

 

Carne-y-pescado

Kg de carne por cada Kg de pescado consumido en los hogares españoles

 

El origen del cristianismo (2): San Pablo y su invención

30 marzo 2014
San-Pablo

San Pablo elaboró una mezcla de elementos judíos y griegos después de darse un fuerte golpe en la cabeza

Pablo de Tarso era partidario de abrir la religión a los no judíos y despojarla de sus elementos mesiánicos nacionalistas y antirromanos. Estaba muy influido por la cultura grecolatina y no veía futuro en la resistencia contra Roma.

Pero su peculiar cristianismo era una construcción personal bastante alejada de la predicación de Jesús, a quien no conoció. Pablo introduce elementos paganos en el cristianismo. La idea de un enviado del cielo que se sacrifica, la redención, es extraña al judaísmo, pero era familiar para las religiones del Mediterráneo oriental. Ulises, Eneas, Orfeo, Osiris o Mitra eran divinidades o personas divinizadas que morían y renacían o viajaban al mundo de los muertos y conseguían volver. Pablo tuvo la genial intuición de relacionar este viaje heroico al reino de los muertos con la muerte en la cruz. Precisamente, la muerte de su líder colgado en un madero era uno de los aspectos más embarazosos para los judíos cristianos porque es una forma de morir especialmente ominosa para la cultura judía. El cristianismo judío no tenía una buena explicación para la crucifixión. Por último, la deificación de Jesús es también un elemento helenístico. La idea resulta sacrílega para los creyentes que han recibido una educación judía porque recitan desde la cuna que Dios es uno y nadie puede comparársele.

En los hechos de los apóstoles y en el evangelio de Lucas se justifica la ruptura con el judaísmo aludiendo a una persecución que nunca existió. Brandon desmiente las supuestas persecuciones judías contra los cristianos. Como ya hemos explicado, los cristianos y fariseos llegaron a un acuerdo para repartirse el poder religioso a expensas de los saduceos.  Según cuenta Flavio Josefo, los fariseos condenaron la muerte de Santiago, hermano y sucesor de Jesús, que fue asesinado por instigación de los saduceos. En los Hechos de los Apóstoles 5:34 queda testimonio de la defensa de los cristianos que hace Gamaiel, miembro de la aristocracia farisea. En este mismo texto y en la epístola a los Gálatas comprobamos que en los tiempos de la predicación de Pablo, Jerusalén era la indiscutible capital del cristianismo, de manera que no tuvieron que exiliarse ni nada parecido. La jerarquía cristiana, con Santiago a la cabeza, heredero natural de  Jesús, vivía en Jerusalén sin ser molestada. Incluso se podían permitir llamar a capítulo a Pablo para pedirle explicaciones por sus actividades con los gentiles y exigirle que demostrase públicamente su fe judía en el templo, cosa que él tuvo que hacer, porque el poder de la comunidad cristiana judía todavía era grande. Todo esto no se corresponde con la situación de clandestinidad que fabricaron posteriormente diversos copistas antisemitas.

Pablo y su propagandista, Lucas, procuran expurgar la historia de Jesús de todos los elementos nacionalistas que pueden, aunque algunos eran demasiado conocidos. Las intenciones de Lucas van más allá: culpa a los judíos de la muerte de Jesús, cuando es evidente que se trata de una ejecución realizada por los romanos para castigar la sedición contra Roma.

Hay una voluntad de desertar de la causa judía que sigue una evolución inevitable. Marcos supone el paso siguiente: de la deserción al abierto enfrentamiento. Su evangelio, dirigido a los cristianos de Roma y al mundo romano, ataca las instituciones y la tradición judía con fiereza sectaria. Exculpa a Roma de la muerte de Jesús, culpa de ella a los judíos y trata de cambiar  el sentido del término Mesías. Hay una significativa discusión entre Jesús y los que Marcos llama escribas (era el nombre que se empleaba en Roma para referirse a los rabinos) sobre el origen del Mesías (12:35). Marcos desmiente por boca de Jesús el carácter político de su mesianismo. Él es diferente de los otros mesías, su relación es más estrecha que la de David porque está emparentado directamente con Dios. Es muy improbable que Jesús hiciera esa afirmación blasfema, cuando sus partidarios se esfuerzan desde el principio en explicar su pertenencia a la casa de David a lo largo de una improbable línea sucesoria. El evangelio más antiguo, el de Mateo empieza precisamente así, defendiendo el derecho de Jesús al trono.

Los elementos fundamentales de la historia ya están planteados. Los siguientes capítulos se desarrollarán en las ciudades de Roma y, sobre todo, en Alejandría y llevarán al cristianismo a convertirse en la religión oficial de un Imperio Romano en decadencia, pero con el poder suficiente para convertirlo en la fe hegemónica de buena parte del Mundo.

El rastro de la pulga

25 marzo 2014

Acabo de descubrir la vena escritora de La Pulga Snob. Sus textos se encuentran desperdigados por diversas páginas que se encuentran en el blog El pez diablo. Como muestra, una de las definiciones de su diccionario cínico (desgraciadamente muy breve).

 

Espiritualidad. f. Idea según la cual creer cosas imposibles lo hace a uno mejor persona.

 

Es una pena que no se renueve desde 2009, y perdón por la consonante. Porque, hablando de versos, Diplotti es payador de la versión gaucha del Señor de los Anillos en versos pamperos que hace sombra al mismísimo Martín Fierro.

El origen del cristianismo (1): Jesús el mesías

18 marzo 2014
Arco-de-Tito

Los romanos llevan en triunfo a Roma los tesoros del templo de Jerusalén

Por recomendación de Harris busqué y leí el libro La caída de Jerusalén y la iglesia cristiana. Brandon 1951.  S. G. F. Brandon era un sacerdote anglicano profesor de religión comparada en la Universidad de Manchester. El libro me pareció muy interesante y voy a tratar de resumirlo.

La idea fundamental del libro es que el cristianismo era originariamente una secta del judaísmo, con connotaciones fuertemente nacionalistas. De no haber sido por la destrucción de Jerusalén, habría mantenido su carácter ortodoxo dentro del judaísmo. Brandon cuenta que durante décadas los cristianos convivieron pacíficamente con otras corrientes del judaísmo, especialmente los fariseos, y llegaron a obtener su lugar entre la élite sacerdotal de Jerusalén. Así fue hasta la guerra contra Roma. La completa derrota de los judíos y la destrucción del templo de Jerusalén hizo que una de las corrientes periféricas y heterodoxas del cristianismo tomara la supremacía: el cristianismo paulino, creado por Pablo de Tarso.

Jesús dejó bien claro que su mensaje mesiánico iba dirigido exclusivamente a los judíos. En los evangelios más antiguos, Jesús desprecia a los gentiles y deja varios testimonios de su xenofobia y de su chovinismo judío. Por ejemplo, en el pasaje de la mujer sirofenicia (Marcos 7:24-30; Mateo 15:21-28). También en Mateo 10:5-6 leemos que Jesús exhorta a sus seguidores a no predicar a gentiles ni a samaritanos. Todo en correspondencia con lo que cabe esperar de un autoproclamado descendiente del rey David y, por tanto, legítimo heredero al trono de Israel. Los mesías en la tradición judía son jefes militares elegidos por Dios para expulsar a los enemigos de Israel de la tierra sagrada y para a instaurar la teocracia. Estos pasajes no se encuentran en el evangelio de Lucas, porque este evangelista era un fiel partidario de Pablo de Tarso y depuró la historia de los elementos mesiánicos menos conocidos.

La postura de los judíos ante el invasor romano iba desde la rebeldía armada de los zelotes, la contemporización de los fariseos, el colaboracionismo de los saduceos y la huída al desierto de los esenios. El cristianismo ocupaba inicialmente una posición próxima a la de los zelotes y reclutaba elementos de esta facción, aunque militarmente Jesús era más prudente. En Lucas 13:1 se explica el extraño episodio de la torre de Siloé. Parece ser que unos zelotes se enfrentaron abiertamente a los romanos, siendo sitiados y vencidos. Alguien considera necesario contárselo a Jesús y preguntarle su opinión. Su respuesta es una llamada a evitar actos violentos indisciplinados.

El intento de toma del poder de Jesús fracasa como todos sabemos y él y algunos de sus seguidores acaban crucificados. La crucifixión era el castigo por sedición, los romanos no crucificaban ladrones ni blasfemos. Recordemos que los seguidores de Espartaco fueron crucificados por los mismos cargos: rebelión contra Roma.

La revuelta vuelve a estallar en el 66. Los judíos obtienen una victoria inesperada sobre Cestio Galio, lo cual interpretaron, por supuesto, como la intervención de Yahvé en defensa de sus elegidos. La corriente más nacionalista del cristianismo debió reforzarse y es probable que la desaparición de los saduceos de la historia, de los que ya no se vuelve a saber nada, se deba simplemente a que fueron pasados a cuchillo por colaboracionistas (esto es suposición mía).

Pero pronto las cosas se complicaron a medida que las legiones de Vespasiano avanzaban desde el norte hacia Jerusalén. La ciudad fue tomada por los romanos en el 70 y pocos defensores se salvaron. Los romanos no debieron hacer distinciones entre corrientes del judaísmo. En fuentes rabínicas se cuenta la huída de Johannan ben Zakai del Jerusalén sitiado, pero no hay ningún relato similar relativo a la élite cristiana. Tampoco se conserva testimonio del martirio de ninguno, porque no resultaba conveniente mezclar a los santos con los rebeldes contra Roma.

Vae victis. El templo fue violado, sus riquezas saqueadas y se celebraron en su recinto sacrificios a los dioses romanos. No cabe imaginar mayor cataclismo para la cultura judía. Estos terribles acontecimientos inspiraron gran parte de la literatura apocalíptica.  Muchos exiliados que huían de la persecución romana llegaron a Alejandría, donde la comunidad judía era muy importante. Muchos persistieron en su actitud antirromana y hubo una nueva revuelta de los judíos de Alejandría  y de otras ciudades de la diáspora en 115 que acabó en una nueva derrota.

Ante estas derrotas nacionalistas, la corriente paulina queda prácticamente dueña del campo. El paulinismo, desertor de la causa judía, va cargándose de elementos antijudíos y aproximándose al poder de Roma, como contaremos más adelante.

Omnipotencia

6 febrero 2014

Barradebar


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.