Amputología

14 abril 2014

Ibn-RusdEl 888 aniversario del nacimiento de Averroes, que Google celebra con esta imagen del sabio en la Santa-Iglesia-Catedral de Córdoba (antes mezquita), me ha recordado algunas de las controversias que entretenían a los sabios islámicos por entonces y que Averroes cuenta en uno de sus libros, aunque sin comentarla:

-¿Cuál es la indemnización que hay que abonar a la mujer a la que se le amputaron tres dedos?

-Treinta camellos

-¿Y a la que se le amputaron cuatro?

-Veinte.

La ciencia jurídica de las amputaciones está muy desarrollada en el Islam, tanto por su empleo como castigo como para valorar los deterioros físicos que debe reparar el que daña la propiedad ajena, en este caso una mujer. Los islamistas de Indonesia, que son muy modernos, exigen al gobierno que instaure la amputación quirúrgica de las manos de los ladrones.

Lo que pasa es que la lectura detallada del Corán y las tradiciones llevaban a soluciones disparatadas como ésta. Parece que el profeta se hacía un lío con los números. Averroes, por si acaso, no se atrevió a comentar lo absurdo de la situación. Y eso que le llamaban “el comentador”.

El mundo, el demonio, la carne y el pescado

11 abril 2014

 

ABC-hoy

 

El ABC, siempre en su afán de recristianizar España afirma que aún se cumple el precepto. Pero ¿alza de consumo de pescado? Para nada… Consultando las estadísticas del Ministerio de Agricultura, alimentación y medio ambiente se comprueba que no hay ni rastro del supuesto aumento del consumo de pescado. He hecho mi propia comprobación; me he bajado los datos de consumo en los hogares por meses de 2009 a 2014  y he buscado la relación Kg carne/Kg de pescado. Porque en cuaresma se supone que, además de comerse pescado no se come carne. Resultado: comemos unos dos kilos de carne por cada kilo de pescado y marisco y parece que la tendencia es a comer cada vez más carne. Pero en los meses de cuaresma no se ve ninguna diferencia. Otra mentira piadosa del ABC.

Captura de pantalla 2014-04-11 a las 23.07.40

 

Carne-y-pescado

Kg de carne por cada Kg de pescado consumido en los hogares españoles

 

El origen del cristianismo (2): San Pablo y su invención

30 marzo 2014
San-Pablo

San Pablo elaboró una mezcla de elementos judíos y griegos después de darse un fuerte golpe en la cabeza

Pablo de Tarso era firme partidario de abrir la religión a los no judíos y despojarla de sus elementos mesiánicos nacionalistas y antirromanos. Estaba muy influido por la cultura grecolatina y no veía futuro en la resistencia contra Roma, pero su peculiar cristianismo era una construcción personal bastante alejada de la predicación de Jesús, a quien no conoció.

Pablo introduce elementos paganos en el cristianismo. La idea de un enviado del cielo que se sacrifica, la redención, es extraña al judaísmo, pero era familiar para las religiones del Mediterráneo oriental. Ulises, Eneas, Orfeo, Osiris o Mitra eran divinidades o personas divinizadas que morían y renacían o viajaban al mundo de los muertos y conseguían volver. Pablo tuvo la genial intuición de relacionar este viaje heroico al reino de los muertos con la muerte en la cruz. La muerte de su líder colgado en un madero era uno de los aspectos más embarazosos para los judíos cristianos porque es una forma de morir especialmente ominosa para la cultura judía. El cristianismo judío no tenía una buena explicación para la crucifixión.

Por último, la deificación de Jesús es también un elemento helenístico. La idea resulta sacrílega para los creyentes que han recibido una educación judía porque recitan desde la cuna que Dios es uno y nadie puede comparársele.

En los hechos de los apóstoles y en el evangelio de Lucas se justifica la ruptura con el judaísmo aludiendo a una persecución que nunca existió. Brandon desmiente esas supuestas persecuciones judías contra los cristianos. Como ya hemos explicado, los cristianos y fariseos llegaron a un acuerdo para repartirse el poder religioso a expensas de los saduceos.  Según cuenta Flavio Josefo, los fariseos condenaron la muerte de Santiago, hermano y sucesor de Jesús, que fue asesinado por instigación de los saduceos. En los Hechos de los Apóstoles 5:34 queda testimonio de la defensa de los cristianos que hace Gamaiel, miembro de la aristocracia farisea. En este mismo texto y en la epístola a los Gálatas comprobamos que en los tiempos de la predicación de Pablo, Jerusalén era la indiscutible capital del cristianismo, de manera que no tuvieron que exiliarse ni nada parecido. La jerarquía cristiana, con Santiago a la cabeza, heredero natural de  Jesús, vivía en Jerusalén sin ser molestada. Incluso se podían permitir llamar a capítulo a Pablo para pedirle explicaciones por sus actividades con los gentiles y exigirle que demostrase públicamente su fe judía en el templo, cosa que él tuvo que hacer, porque el poder de la comunidad cristiana judía todavía era grande. Todo esto no se corresponde con la situación de clandestinidad que fabricaron posteriormente diversos copistas antisemitas.

Pablo y su propagandista, Lucas, procuran expurgar la historia de Jesús de todos los elementos nacionalistas que pueden, aunque algunos eran demasiado conocidos. Las intenciones de Lucas van más allá: culpa a los judíos de la muerte de Jesús, cuando se trata de una ejecución realizada por los romanos para castigar la sedición contra Roma.

Hay una voluntad de desertar de la causa judía que sigue una evolución inevitable. Marcos supone el paso siguiente: de la deserción al abierto enfrentamiento. Su evangelio, dirigido a los cristianos de Roma y al mundo romano, ataca las instituciones y la tradición judía con fiereza sectaria. Exculpa a Roma de la muerte de Jesús, culpa de ella a los judíos y trata de cambiar  el sentido del término Mesías. Hay una significativa discusión entre Jesús y los que Marcos llama escribas (era el nombre que se empleaba en Roma para referirse a los rabinos) sobre el origen del Mesías (12:35). Marcos desmiente por boca de Jesús el carácter político de su mesianismo. Él es diferente de los otros mesías, su relación es más estrecha que la de David porque está emparentado directamente con Dios. Es muy improbable que Jesús hiciera esa afirmación blasfema, cuando sus partidarios se esfuerzan desde el principio en explicar su pertenencia a la casa de David a lo largo de una improbable línea sucesoria. El evangelio más antiguo, el de Mateo empieza precisamente así, defendiendo el derecho de Jesús al trono.

Los elementos fundamentales de la historia ya están planteados. Los siguientes capítulos se desarrollarán en las ciudades de Roma y, sobre todo, en Alejandría y llevarán al cristianismo a convertirse en la religión oficial de un Imperio Romano en decadencia, pero con el poder suficiente para convertirlo en la fe hegemónica de buena parte del Mundo.

El rastro de la pulga

25 marzo 2014

Acabo de descubrir la vena escritora de La Pulga Snob. Sus textos se encuentran desperdigados por diversas páginas que se encuentran en el blog El pez diablo. Como muestra, una de las definiciones de su diccionario cínico (desgraciadamente muy breve).

 

Espiritualidad. f. Idea según la cual creer cosas imposibles lo hace a uno mejor persona.

 

Es una pena que no se renueve desde 2009, y perdón por la consonante. Porque, hablando de versos, Diplotti es payador de la versión gaucha del Señor de los Anillos en versos pamperos que hace sombra al mismísimo Martín Fierro.

El origen del cristianismo (1): Jesús el mesías

18 marzo 2014
Arco-de-Tito

Los romanos llevan en triunfo a Roma los tesoros del templo de Jerusalén

Por recomendación de Harris busqué y leí el libro La caída de Jerusalén y la iglesia cristiana. Brandon 1951.  S. G. F. Brandon era un sacerdote anglicano profesor de religión comparada en la Universidad de Manchester. El libro me pareció muy interesante y voy a tratar de resumirlo.

La idea fundamental del libro es que el cristianismo era originariamente una secta del judaísmo, con connotaciones fuertemente nacionalistas. De no haber sido por la destrucción de Jerusalén, habría mantenido su carácter ortodoxo dentro del judaísmo. Brandon cuenta que durante décadas los cristianos convivieron pacíficamente con otras corrientes del judaísmo, especialmente los fariseos, y llegaron a obtener su lugar entre la élite sacerdotal de Jerusalén. Así fue hasta la guerra contra Roma. La completa derrota de los  judíos y la destrucción del templo de Jerusalén hizo que una de las corrientes periféricas y heterodoxas del cristianismo tomara la supremacía: el cristianismo paulino, creado por Pablo de Tarso.

Jesús dejó bien claro que su mensaje mesiánico iba dirigido exclusivamente a los judíos. En los evangelios más antiguos, Jesús desprecia a los gentiles y deja varios testimonios de su xenofobia y de su chovinismo judío. Por ejemplo, el pasaje de la mujer sirofenicia (Marcos 7:24-30; Mateo 15:21-28). Estos pasajes no se encuentran en el evangelio de Lucas, porque este evangelista era un fiel partidario de Pablo de Tarso y depuró la historia de los elementos mesiánicos menos conocidos.

En Mateo 10:5-6 leemos que Jesús exhorta a sus seguidores a no predicar a gentiles ni a samaritanos. Todo en correspondencia con lo que cabe esperar de un autoproclamado descendiente del rey David y, por tanto, legítimo heredero al trono de Israel. Los mesías en la tradición judía son jefes militares que vienen al mundo para expulsar a los enemigos de Israel de la tierra sagrada y para a instaurar la teocracia.

La postura de los judíos ante el invasor romano iba desde la rebeldía armada de los zelotes, la contemporización de los fariseos, el colaboracionismo de los saduceos y la huída al desierto de los esenios. El cristianismo ocupaba inicialmente una posición próxima a los zelotes y reclutaba elementos de esta facción, aunque militarmente Jesús era más prudente. En Lucas 13:1 se explica el extraño episodio de la torre de Siloé. Parece ser que unos zelotes se enfrentaron abiertamente a los romanos, siendo sitiados y vencidos. Alguien considera necesario contárselo a Jesús y preguntarle su opinión. Su respuesta es una llamada a evitar actos violentos indisciplinados.

El intento de toma del poder de Jesús fracasa como todos sabemos y él y algunos de sus seguidores acaban crucificados. La crucifixión era el castigo por sedición, los romanos no crucificaban ladrones ni blasfemos. Recordemos que los seguidores de Espartaco fueron crucificados por los mismos cargos: rebelión contra Roma.

La revuelta vuelve a estallar en el 66. Los judíos obtienen una victoria inesperada sobre Cestio Galio, lo cual interpretaron, por supuesto, como la intervención de Yahvé en defensa de sus elegidos. La corriente más nacionalista del cristianismo debió reforzarse y es probable que la desaparición de los saduceos de la historia, de los que ya no se vuelve a saber nada, se deba simplemente a que fueron pasados a cuchillo por colaboracionistas (esto es suposición mía).

Pero pronto las cosas se complicaron a medida que las legiones de Vespasiano avanzaban desde el norte hacia Jerusalén. La ciudad fue tomada por los romanos en el 70 y pocos defensores se salvaron. Los romanos no debieron hacer distinciones entre corrientes del judaísmo. En fuentes rabínicas se cuenta la huída de Johannan ben Zakai del Jerusalén sitiado, pero no hay ningún relato similar relativo a la élite cristiana. Tampoco se conserva testimonio del martirio de ninguno, porque no resultaba conveniente mezclar a los santos con los rebeldes contra Roma.

Vae victis. El templo fue violado, sus riquezas saqueadas y se celebraron en su recinto sacrificios a los dioses romanos. No cabe imaginar mayor cataclismo para la cultura judía. Estos terribles acontecimientos inspiraron gran parte de la literatura apocalíptica.  Muchos exiliados que huían de la persecución romana llegaron a Alejandría, donde la comunidad judía era muy importante. Muchos persistieron en su actitud antirromana y hubo una nueva revuelta de los judíos de Alejandría  y de otras ciudades de la diáspora en 115 que acabó en una nueva derrota.

Ante estas derrotas nacionalistas, la corriente paulina queda prácticamente dueña del campo. El paulinismo, desertor de la causa judía, va cargándose de elementos antijudíos y aproximándose al poder de Roma, como contaremos más adelante.

Omnipotencia

6 febrero 2014

Barradebar

¿Es peligrosa la espiritualidad? Respuesta de un premio Nóbel

2 febrero 2014

Harold Kroto, premio Nóbel de Química, habla del ataque del pensamiento religioso contra el espíritu de la Ilustración, que se está produciendo en todo el mundo. Dice otras muchas cosas interesantes, pero especialmente a partir del minuto 4:15 reflexiona sobre cuál debe ser la actitud de un científico responsable respecto al pensamiento religioso. Considera que debe ser de abierta oposición, porque quien acepta creencias sin pruebas está psicológicamente blindado contra el razonamiento y es capaz de imponer cualquier cosa o tomar cualquier decisión solo porque está profundamente convencido.

Jesús convertible

31 enero 2014

Jesus-convertible

La reciente muerte de BlasPiñar me ha recordado una entrevista que le hicieron en TVE hace muchos años. En un tono solemne se describía a sí mismo como político integérrimo, por encima de toda esa chusma traidora de malos españoles y, por supuesto, paladín de la fe católica mucho antes de que nos invadieran las huestes mahometanas. Su oratoria adquiría una sonoridad mesiánica cuando afirmaba que, a pesar de estar solo en las Cortes, era mayoría “porque iba con Dios”. Las urnas le dieron la espalda, quizá por obra de Satanás, que se las arregló para dejar fuera del Congreso al más firme defensor de Jesucristo, al que Blas Piñar llamaba “el primer ultra de la Historia”.

Resulta asombrosa la capacidad de Jesús para transformarse prácticamente en cualquier cosa. Buscando en Google “Jesús fue el primer…” podemos encontrar primer revolucionario, primer comunista, primer hippie o primer supremacista blanco, por no mencionar otras definiciones más chistosas como primer zombie, primer hipster o el primer tuitero de la Historia, como le ha llamado un cardenal no sé muy bien por qué (y no me apetece buscarlo). Camaleónico, en una palabra.

A estas alturas, los cristianos tendrán que reconocerme que se trata de un personaje ambiguo. Tengo intención de explicar un par de cosas que he leído últimamente sobre el Jesús histórico que me han parecido muy interesantes. Permanezcan atentos a este blog.

La santa voladora hace caja

25 enero 2014

Para celebrar el V centenario de la santa voladora la ley de presupuestos de 2014 lo considera acontecimiento de excepcional interés público y durante dos años se le aplican las ventajas de la Ley 49/2002 de régimen fiscal de las entidades sin fines lucrativos y de los incentivos fiscales al mecenazgo. Se concede un trato de favor a una agenda de actividades con un alto contenido de proselitismo religioso, equiparándolas a la protección del arte o de la ciencia. No esperen encontrar en esos actos y exposiciones nada sobre los aspectos más oscuros de  Teresa de Ávila.

Entidades y particulares podrán dedicar su dinero a fines propagandísticos con un trato fiscal preferente durante dos años. Es una hermosa manera de devolver lo mucho que le deben a la iglesia.

Dios les ama.

Papel rancio (o no tanto)

18 enero 2014

Hace unos años compré en el rastro este libro: La riqueza pesquera de España y las cofradías de Pescadores (1940)

la-riqueza-pesqueraDentro de esta horrorosa portada se recopilan dos conferencias del marqués de Valterra, capitán de fragata, que fue Director General de Pesca en la posguerra (perdón por el verso). Nadie mejor que un almirante de Marina para gestionar la pesca, debió pensar el Generalísimo. Además el hombre tenía cualidades: en el libro cuenta que cuando era niño se emocionó muchísimo la primera vez que contempló el cuadro de Sorolla “Y luego dicen que el pescado es caro”, así que hay poco que objetar al nombramiento. El hombre se lamenta de que buena parte de la flota de pesca se haya exiliado en Gran Bretaña y Francia por esa manía que tienen los malos españoles de no dejarse fusilar. Le explica a una España hambrienta que hay en Francia 212 barcos de pesca españoles y que, aunque vale más honra sin barcos que barcos sin honra, con menos barcos se pesca menos. 

Sus aportaciones para solucionar los problemas sociales del sector pesquero son variopintas. Una de ellas es bastante singular. Propone crear “casas del pescador” para que los pescadores no anden por esos bares, contaminándose de las ideas revolucionarias de otros sectores profesionales. Para atraerlos  a tales instituciones propone que en ellas se sirva vino del bueno (al menos al principio). Ya nos imaginamos que la decoración de tales locales estaría fácilmente solucionada a base de aparejos marineros colgando de las paredes.

El marqués se recrea en las instituciones medievales que se formaron alrededor de la actividad pesquera. Efectivamente, las cofradías, el equivalente pesquero de los gremios, suponían una forma de ejercer una pequeña cuota de poder económico para los profesionales. Pero sobre todo eran guardianas de las tradiciones religiosas y ofrecían innumerables misas, ofrendas y procesiones.

Pero lo más escalofriante del libro es el descarado antisemitismo de vieja raigambre católica que brota y florece en varios lugares del texto:

En algunas ordenanzas de Cofradías de pescadores, particularmente en el País vasco -recordamos haber leído un caso en Motrico-, incluso se prohibía a los judíos y a sus descendientes formar parte de ellas, se disponía que al descubrirse algún caso se les echase y se les azotase si regresaban. Se velaba en estos burgos marineros por la pureza de la sangre y buenas costumbres.

Con esto demostraban que seguían los consejos de la gran reina Isabel la Católica ¡Cómo se ha engolfado la leyenda negra contra esta sabia disposición! Han sido necesarios más de cuatro siglos y medio para que las naciones más adelantadas de Europa, al copiar tan excelentes medidas, nos hayan dado la razón del acierto de aquella orden.¡Más vale tarde que nunca! (se refiere a las leyes racistas de Nurenberg promulgadas por los nazis en 1935).

Perseguir y azotar a los descendientes de judíos…¡qué hermosas costumbres de antaño! Semejante personaje, que tanto se emocionaba con un cuadro, habría sido un eficiente colaborador en la deportación de los judíos españoles a los campos de exterminio, si las cosas hubiesen ido de otra manera.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.