Presentación

dios-papelera.gif

Esta es una página no apta para agnósticos.

Por extraño que parezca, estamos de acuerdo con Menéndez Pelayo, que decía que cuando un español pierde su fe lo que le cuadra es volverse ateo. Los panteísmos e idealismos centroeuropeos de su época le parecían mariconadas. Y eso que no le tocó sufrir los variopintos cultos a la energía paranormal.

También coincidimos con Escrivà de Balaguer cuando explica su “santa intransigencia”. Si dos y dos son cuatro no somos intransigentes por no querer admitir que sean tres o tres y medio. Para el fundador del Opus sólo existe una verdad, la suya, y sólo existe un tipo de verdad. Nosotros, como él, sólo creemos en un tipo de verdad. Y el discurso religioso, con sus contradicciones y arbitrariedades es simplemente mentira.

La necesidad de evitar el enfrentamiento con los religiosos ha generado ese tipo de verdad extraña: todas las opciones religiosas son verdad, aunque sean mutuamente excluyentes. Se trata de lo que podríamos calificar en términos epistemológicos como la “verdad buen rollito”; una verdad de ámbito personal, no contrastable. Cuando la verdad sólo surge precisamente de contrastarla con la realidad y con las demás verdades. Esa verdad difusa tiene poco que ver con lo de dos y dos son cuatro porque está pensada para convivir y se basa precisamente en su carácter privado. Pero ahora las religiones reclaman su “dimensión social” y aspiran a que su verdad sea la única. Que dios nos coja confesados…

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: