Epi cae víctima del argumento ontológico

Epi es víctima del embaucador de la gabardina, que yo diría que es la rana Gustavo con nariz. Al principio el timador finge desinterés (“no, no es usted la persona adecuada para comprar la ganga del año”). Por supuesto, pica la curiosidad de Epi. Le enseña la ganga del año (una caja) y le deja mirar el interior. Epi, que no sabe nada de ontología, sólo se le ocurre decir: -¡Está vacía!

Y aquí viene cuando el de la gabardina utiliza el argumento ontológico para convencer a Epi de que la caja es una verdadera ganga. Entre sus muchas cualidades está que NO está llena de gusanos asquerosos. Y, efectivamente, si la existencia de una cosa buena es, en si misma, una propiedad positiva, la inexistencia de una cosa mala es también una propiedad positiva.

Así que el argumento ontológico, además de servir para demostrar la existencia de dios, también sirve para vender cajas vacías. Menos mal que Epi no lleva dinero.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: