El Otro

El rosario interminable de escándalos de pederastia que salpican (y salpicarán) siempre a la iglesia católica remueve las aguas, pero sólo en la superficie, nadie levanta el poso del fondo de la ciénaga. Que si es una consecuencia del celibato, que es el resultado de una actitud tradicionalmente encubridora… bien, de acuerdo, pero  ¿cómo puede la religión acoger a tantos miserables? Acogerlos de manera que se encuentran tan cómodos en su seno que hacen de la religión su vida.

Yo tengo una explicación espiritual. Creo que se debe a que la religión fomenta una manera enfermiza de afrontar el problema de El Otro. El desconcertante ejercicio de interaccionar y empatizar con el Otro, a veces sin desearlo, es el fundamento de todo el problema ético. Aprendemos moral de las personas y construimos la moral con las personas. El camino es largo y a menudo doloroso.

Pero el atajo del texto sagrado nos pretende ahorrar el camino. Proporciona un código moral que nos libra del conflicto de tener que decidir qué vamos a hacer. Y no sólo eso. A muchos les ahorra incluso la necesidad de enfrentarse al Otro.

Y sí, el libro dice que se debe amar al prójimo, pero a Dios sobre todas las cosas. Así que el pederasta pío habla con Dios y le dice que está muy arrepentido, que para compensarle por tan horrible pecado hará tal o cual sacrificio; se consagrará a su servicio, tal vez se flagele un poco… en fin, cualquier cosa menos enfrentarse a la víctima o a su familia. Cualquier cosa menos enfrentarse al Otro.

El místico Miguel de Molinos (1627-1696) decía que no existe más que el alma y Dios. El pederasta convierte su delito en pecado y su conflicto con el Otro en un problema entre su alma y Dios. Es una de las utilidades de la trascendencia.

¿Véis como lo que sobra en este mundo es espiritualidad?

Etiquetas: , ,

2 comentarios to “El Otro”

  1. Confusio Says:

    Tienes razón Guida, cuando digo que aprendemos moral del otro quería decir que vivimos nuestro conflicto ético. Estoy de acuerdo con Mèlich. La moral es lo que nos enseñan en casa y en la escuela. La ética es lo que aprendemos nosotros solos, porque nadie puede actuar por nosotros.
    El otro, analizado desde el prejuicio con el que nos ha improntado la sociedad y que nos divide el mundo en personas deseables e indeseables. Marginales, siervos, indígenas, bultos… Eso era así en el ámbito del antiguo régimen y, probablemente también en la antropología práctica que se deriva de la ilustración, que tenía el prejuicio de pretender acabar con los prejuicios. Los posmodernos, que son muy listos y se coscan de todo, se han dado cuenta.
    Vale, la educación, incluso la educación moderna, nos impone los prejuicios y nos clasifica a los sujetos. Sin embargo, después, la presencia del otro lo trastoca todo. El contacto nos proporciona una experiencia contradictoria con lo que nos han enseñado en el cole, en casa o en la tele. Se impone negociar, tal vez engañar (que para las dos cosas sirven las neuronas espejo).
    Enseñar moral a los niños es convertirlos en hipócritas. Interaccionando entre ellos llegarán a establecer normas y aprenderán a aceptarlas, pero de una manera crítica. Esa era un buena idea de la escuela de Summerhill (por lo demás, un colegio donde nunca llevaría a mis hijos; sólo consigue formar mediocres a un precio muy caro).

  2. Guida Says:

    Ayer dijo lo mismo el profesor Mèlich en la presentación de su libro ÉTICA DE LA COMPASIÓN… dijo que los nazis tenían moral, pero no ética. Y citó a Hannah Arendt con lo del juicio a Eichmann cuando arguyó que él no tenía culpa porque sólo cumplía instrucciones. Ahí está una entrevista a Mèlich. Sáltate la primera parte.
    [audio src="http://media9.rtve.es/resources/TE_AFENNOC/mp3/9/8/1271316848089.mp3" /]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: