La ejecución

Los que nos asombramos del ascendente social de la Iglesia hasta época reciente debemos tener en cuenta que mucho se lo debía a su eficaz manejo de las escenificaciones. La Iglesia era la principal agencia de espectáculos de masas. La misa, las procesiones, los autos de fe y, especialmente, uno de los más grandes entretenimientos gratuitos que las autoridades daban al pueblo: las ejecuciones. Por su valor ejemplarizante, las ejecuciones eran públicas como todos sabemos. Y, de hecho, los partidarios de la pena de muerte no consiguen explicar por qué no deberían serlo también ahora. Si el papel de la pena capital es el de evitar nuevos delitos no se explica que deban realizarse poco menos que en secreto.

Pero volvamos al papel del clero en tan edificante espectáculo. Borrow, un viajero que recorrió España a mediados del XIX vendiendo y regalando biblias, describe una ejecución en Madrid.
…fue colocado en la silla y el fatal collar puesto alrededor de su cuello. Uno de los sacerdotes comenzó a decir el Credo en voz alta, y el reo repetía las palabras. Súbitamente, el ejecutor, que permanecía detrás, empezó a girar el tornillo con fuerza prodigiosa, y el desdichado hombre fue cadáver casi al instante; pero así como el tornillo giraba, el sacerdote comenzó a gritar, “pax et misericordia et tranquilitas” y, mientras gritaba, su voz se volvía más y más fuerte, hasta que las paredes de Madrid retumbaron con ella: entonces se agachó, acercó su boca al oído del reo, aún vociferando, como si quisiera perseguir al espíritu en su viaje a la eternidad, animándolo en su camino. El efecto fue tremendo. Incluso yo estaba tan impresionado que involuntarimente grité “misericordia”, como hicieron otros muchos.

Es difícil encontrar ocasiones en las que un sacerdote pueda escenificar su poder de forma más sobrecogedora. Su voz abriendo las puertas del cielo o del infierno… Quizá, si volviesen las ejecuciones en la vía pública, volverían a la Fe los indiferentes más impresionables. Supongo que algún día los obispos caerán en ello.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: