Autoconocimiento y falta de compasión, los ingredientes del éxito

Desde luego, la meditación no aumenta la capacidad de juzgar con objetividad la propia conducta. Todo lo contario, el meditador siente que trasciende a un plano superior, por encima del mundo. En la novela Shiddhartha, el protagonista considera infantiles a todos los que le rodean porque van buscando dinero, comida, sexo… síntoma de su desapego creciente hacia los demás y hacia las vulgares “ataduras del mundo”. La meditación y otras técnicas similares producen un aumento de la introspección y, a la vez, una pérdida de empatía con el resto de las personas. Por eso la meditación en una de las prácticas de bienestar más compatibles con el mundo de los negocios. Proporciona seguridad y autocontrol sin entrar en compromisos éticos.

Su educación orientalizante permitió a Steve Jobs el distanciamiento suficiente como para poder engañar a su amigo Steve Wozniak sin dejarse entorpecer por los remordimientos. La meditación no impidió que se convirtiera en un tacaño egoísta, al contrario, pienso que le ayudó. Parece que eso del autoconocimiento consiste básicamente en estar encantado de conocerse.

El efecto placebo asociado a la meditación puede ser una buena baza en el mundo de la empresa, donde a menudo no hace falta que sepas hacer nada especial (Steve Jobs no tenía un gran talento, simplemente sabía reconocer el talento en los demás). Lo que sí resulta valioso es que “creas en ti mismo” y que no te coarten ni la inseguridad ni los remordimientos. Para eso, nada mejor que la meditación y cuanto más trascendental, mejor. El problema es que te vayan tan bien las cosas que llegues a creer que tus poderes son suficientes para vencer el cáncer de páncreas.

La amoralidad zen ha sido popularizada a través de la saga de la Guerra de las Galaxias. Allí vemos como el jedi que se implica demasiado con sus semejantes y que no es capaz de abstraerse del sufrimiento humano acaba convertido en Darth Wader. Empatizar con los demás es un error. Zizek afirma que la nueva moral  jedi se va imponiendo a medida que el mundo de los negocios se orientaliza.

Dios mío… ¿acabaremos echando de menos a los empresarios del Opus Dei?

Etiquetas: , ,

9 comentarios to “Autoconocimiento y falta de compasión, los ingredientes del éxito”

  1. jetazzul Says:

    De jobs se ha reseñado también que era usuario de ácido (y lo que implica) pero También hay otras formas de evadir la realidad, Tomar una pastilla, beber algo o prender la tv o ver algún duelo deportivo.

    Pero la cuestión es como hacer cosas nuevas para el trabajo,
    Cómo hacer para que nuestro cerebro este en forma
    Y pueda producir nuevas ideas y procesar mejor la cantidades de información que recibimos ¿?

    El cuerpo humano es una maquina en la que operan silenciosamente muchos mecanismos y cuando falla alguno no lo notamos sino cuando ya es tarde y si hay un daño grave ¿como hacer para que la conciencia y los campos que abarcan los sentidos noten esas señales con mas anticipación?

    ud. dice que en ninguna filosofía oriental hay interés sobre el prójimo (las conoce ud realmente? sabe su origen su historia, la sociedad donde nacieron? su practicas, los postulados e ideas de cada una?)
    pero pregunto porque hay tantos desequilibrios y contrastases de nivel de vida, de pobreza, educacion, y de salud en latinoamerica Si muchos que nacimos aquí fuimos educados en esos ideales cristianos.

  2. Sergio Says:

    ” La meditación y otras técnicas similares producen un aumento de la introspección y, a la vez, una pérdida de empatía con el resto de las personas.”
    ¿Dispone el caballero de algún enlace a algún estudio clínico serio que apoye esta sorprendente afirmación?

    “Por eso la meditación en una de las prácticas de bienestar más compatibles con el mundo de los negocios. Proporciona seguridad y autocontrol sin entrar en compromisos éticos.”
    Cuando quiera podría obsequiarnos con alguna disertación sobre el jogging, el footing, el fútbol o cualquier otra práctica de bienestar que no entre en compromisos éticos y que, por lo tanto, sea buena para los negocios. Lo que hay que leer.

    “La amoralidad zen ha sido popularizada a través de la saga de la Guerra de las Galaxias. Allí vemos como el jedi que se implica demasiado con sus semejantes y que no es capaz de abstraerse del sufrimiento humano acaba convertido en Darth Wader.”
    Sin duda, un serio candidato al párrafo gili del año.

    Buenas tardes.

    • Confusio Says:

      Efectivamente, tiene usted razón en lo que se refiere a que la meditación no fomenta la empatía con el prójimo más o menos que el golf o el bacarrá. Pero no me negará que se atribuye a la meditación una “dimensión espiritual” o “trascendencia” o como le quiere usted llamar que no poseen las otras prácticas y que lleva apensar a los ingenuos que meditar te hace mejor persona. Creo que los hechos no lo demuestran en absoluto. Por el contrario, acabo de citar un ejemplo de lo contrario. No poseo ningún estudio científico que lo demuestre, pero creo que el peso de la prueba está en el lado de los propagandistas de la meditación.

      Me alegra ese afán suyo a la hora de exigir pruebas. Porque cuando oye afirmar que la meditación ayuda a estimular la capacidad de concentración, por ejemplo, nadie exige ningún tipo de prueba, ni estudios, ni estadísticas. “Me siento genial” y “a Steve Jobs le funciona” son argumentos suficientes.

      Por otra parte, la orientalización de algunos aspectos de la vida está de moda en el mundo de los negocios, y lo oriental es, por lo que conozco, un ejercicio de solipsismo en la mayoría de los casos. Por eso las sociedades orientales son menos solidarias. Si le apetece ver grandes ejemplos de desigualdad, pobreza lacerante junto al lujo ostentoso, la India es un buen sitio. No creo que su sistema de creencias ni su “filosofía de la vida” sean inocentes en ese aspecto. Uno puede ignorar la miseria abstrayéndose del mundo, porque el mundo real es solo una ilusión ¿verdad?

      Fíjese que soy ateo, pero al menos le reconozco al cristianismo un cierto interés por el prójimo que no veo en ninguna filosofía oriental. Corríjame si me equivoco mal.

  3. Juan Says:

    Esta visión del Budismo es la más popular, y la más errada asimismo. Gautama el Buda era defensor de la reflexión y de la conciencia autónoma. La doctrina original se ha pervertido totalmente y hoy se le llama Budismo a las marihuanadas aislacionistas que escuchamos frecuentemente.

  4. Confusio Says:

    Por cierto, acabo de encontrar un estudio que dice demostrar que la meditación en reclusas, aparte de ayudarlas a dormir y a que no se muerdan las uñas, les hace sentirse menos culpables.
    (http://jcx.sagepub.com/content/15/1/47.abstract)
    Creo que la explicación de todo se llama serotonina

  5. Confusio Says:

    Sr. Camilo, no se gran cosa de las marchas pro democracia de los monjes de Myanmar, lo que si sé es que el estamento religioso birmano también acoge y bendice a los militares del régimen asi que, como bien dice usted al principio de su comentario, la meditación es sólo una herramienta.

    Lo que digo en este artículo es que la meditación pretende hacernos más eficaces, no mejores personas.

    Buscar la razón de las cosas, argumentar nuestras creencias, sea la existencia o la inexistencia de dios no es ningún error ni me parece que sea “ideología”.

  6. Camilo Says:

    La meditación es sólo una herramienta, que puede o no ser utilizada correctamente; no es su objetivo la alienación, es sencillamente tener una mente despejada. Siempre vamos a encontrar humanos imperfectos que practican una religión. Por ello, en honor a la objetividad, si queremos buscar ejemplos, los mejores no creo que lo encontremos en películas hechas por occidentales, o un empresario convertido, sino en los practicantes “nativos”. ¿Qué sabes de las marchas pro democracia protagonizadas por monjes budistas en Myanmar? ¿Eso es poca compasión con la realidad del pueblo?
    Siempre vamos a encontrar a religiosos admirables y detestables, porque es el humano, y no necesariamente la fórmula que use, lo que determina su actuar. En ese sentido, el humanismo es más cuerdo que el buscar en argumentos débiles (pelis, casos particulares) destruir y negar constructos culturales porque sí. El argumentar el ateísmo buscando razones para justificar dicha negación absoluta, es tan o más erróneo como cuando las religiones intentan justificarse por “razones”. Ambas caen en la ceguera de la ideología.

  7. JuanJ Says:

    Buen artículo (estoy leyendo la biografía de Jobs, y sí, era un cerdo con las personas y durante su juventud se dedicó a la meditación)

  8. Guida Says:

    Que bueno lo de la moral jedi. Albert Ellis (psicoterapeuta bastante interesante), viene a decir lo mismo: que la meditación no ayuda a afrontar los problemas como tampoco el psicoanálisis. Propone un método rápido y práctico que consiste en conocer los miedos de uno y no tomarlos en serio….. El pobre, lo descubrió después de años y años de escuchar a personas e investigar sobre cómo ayudarles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: