Dios es un pez muy pequeñito

 

Cuando leo medios de filiación religiosa, como el ABC, me encuentro a menudo con uno de los argumentos más repetidos por los deístas, el de la malla de Eddington.

Eddington era un científico creyente, como lo eran la mayoría en su época (ahora no) que opinaba que la falta de pruebas sobre la existencia de dios se debía a un sesgo metodológico. Decía que era como si un estudioso de la vida marina se dedicase a recoger muestras con una red de tres milímetros y llegase a la conclusión de que todos los organismos marinos miden más de tres milímetros. O en otro ejemplo de no se quién, buscar a dios con las herramientas de la ciencia es como buscar madera con un imán. No es la herramienta adecuada.

Me parece que los que opinan así no son sinceros. Están encantados cuando la ciencia encuentra algún aspecto inexplicable que requiere, al menos un creador inteligente. Unos están secretamente esperando que eso suceda; otros, como Ridley Scott están convencidos que “la NASA y el Vaticano están de acuerdo en que es matemáticamente imposible que estemos aquí por casualidad”. Creen o quieren creer que existen pruebas científicas de que fuimos creados por Dios o por los extraterrestres, que para el caso viene a ser lo mismo. En el fondo están esperando que el pez caiga en la red, creen incluso que ya lo tienen.

Volviendo al argumento de Eddington, efectivamente, si dotamos a dios de la capacidad de ser escurridizo, de tener el tamaño justo para pasar por cualquier malla, y además se vuelve madera cuando lo buscamos con un imán, está claro que nunca podremos demostrar que no existe. Yo les sugeriría a los creyentes que se tranquilizasen: no es posible demostrar que algo no existe.

El problema es que infinidad de cosas podrían existir solo con aceptar que son mágicamente escurridizas. El alma, por supuesto, pero también los gnomos y las hadas.

Etiquetas:

Una respuesta to “Dios es un pez muy pequeñito”

  1. Srcincuenton Says:

    Don Eddington fue una mente brillante, más allá de que no coincidamos con él en temas metafísicos.

    Sin embargo, no hacen falta tantas complicaciones ya que toda doctrina que permita :

    – Decir de TODO lo afirmado y jurado cuando se demuestra
    absurdo o equivocado …¡que se trataba solo de una metáfora!

    – Decir que SOLO UNA AUTORIDAD CREYENTE puede dar la
    “interpretación correcta” de las metáforas, misterios etc.

    – Usar los huecos y contradicciones no como prueba de que algo
    anda mal con la doctrina sino por el contrario, que la misma está
    hecha por un ser superior y/o está más allá de la mente humana

    ¡Cualquier doctrina así será siempre defendible más allá de toda la lógica, el conocimiento y las pruebas acumuladas en su contra!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: