Fetos con pies

pinLos antiabortistas han puesto en marcha una campaña pensada para tocar la fibra sensible de los que piensan con los pies. Regalan (dinero no les falta) unos pins metálicos con unos piececitos. Son los pies de un feto que tiene el tamaño correspondiente a la última semana en la que es legal interrumpir el embarazo.

La idea es despertar el instinto maternal y paternal para hacernos ver que no podemos impedir el nacimiento de una criatura que tiene pies y en la que el alma ya ha sido milagrosamente inoculada.

Puestos a mostrar milagros de la naturaleza más abajo podéis ver unos dibujos de un feto anencefálico (1 de cada 10.000 nacimientos). He preferido no mostrar fotografías porque mi admiración por las obras del Señor es limitada. Los bebés anencefálicos viven pocas horas, a veces días. No tienen cerebro, pero tienen pies y parece que eso es lo importante. Yo pensaba que el asiento del alma sería el cerebro, o tal vez el hígado, pero parece que el alma va rellenando el cuerpo empezando por los pies.

Según los antiabortistas, las mujeres que tienen la desgracia de engendrar un feto anencefálico deben ser obligadas a llevar el embarazo hasta el final. Incluso adelantar el parto es asesinato. Otro ejemplo de cómo la religión nos convierte en desalmados.

 

anencefalia

Etiquetas: ,

4 comentarios to “Fetos con pies”

  1. Jose Ramon Campoamor Urendes Says:

    Una vez más, el problema no es el aborto si o no, sino el que la gente utilice su libertad, que no es poco. En primer lugar, me parece de suprema ignorancia negar la naturaleza humana a un embrión. Es evidente que desde la formación de la primera célula estamos ante un ser vivo y que si analizasemos el ADN de dicha celula, el resultado sería que se trata de un individuo de la especie humana, diferente de sus dos progenitores. Me parece una aberración que una sociedad ceda ante la ignorancia y la desidia. No me parece natural que una madre o un padre decidan terminar con la vida de su futuro hijo, porque “ahora no me viene bien” y este caso es el que se presenta de forma aplastantemente mayoritaria, muy por encima de los casos particulares de malformación del feto, o riesgo de la madre. La asignatura pendiente es conjugar aborto y libertad. Pendiente por muchos años, porque los individuos de nuestra sociedad apenas conocen el significado de la palabra libertad (acciones y consecuencias) y mucho menos saben actuar con libertad. Esta justificación del aborto, nos podría servir para eliminar a los ancianos con demasiados achaques, a los deficientes mentales, a los incapacitados fisicos, y quizá en un futuro, a los que no superan un determinado CI o a los que se apartan de la verdad de una religion, creencia o ideología. No estoy en contra en que segun el criterio de cada cual y en ejercicio de su libertad, una madre (de forma conjunta y solidaria con un padre) decidan no llevar a término la gestación de un hijo, porque puede tener problemas serios en su vida. Tampoco estoy en contra de que decidan lo contrario si lo hacen de una forma consciente y libre. No estoy en contra de que un padre decida prescindir de la vida de su hijo en beneficio de la vida de la madre, si el ejercicio de su libertad le ha llevado a esa conclusión. Creo que es algo que debería dejarse al criterio, siempre de ambos progenitores. Incluso en los casos más frivolos de hijos engendrados a partir de multiples relaciones puramente palcenteras, debe ser la libertad de cada cual y su relación con su propia conciencia quien elija.

  2. Santos R Flor Says:

    No digo que una mujer con un embarazo de este tipo tenga que ser obligada a llevar su embarazo hasta el final, aunque de todas maneras la criatura va a morir y por lo general las madres se encariñan con sus bebés en el vientre. De verdad es un gran dolor esperar con ilusión a un hijo y saber que viene mal.
    Sin embargo, ¿cuantas criaturas con anencefalia vienen al mundo y cuantos son los bebés abortados que son completamente normales? Lo más probable es que esos piececitos sean de un bebé sano que nacería con todas sus facultades.
    Por otra parte, generalmente es mas seguro para la salud e integridad físicas de la mujer un parto que un aborto…si, aunque se realize en una clínica.

    • Confusio Says:

      El ejemplo de la anencefalia es un caso poco frecuente, pero es útil para hacer que la gente reflexione. ¿Y si en vez de anencefalia es espina bífida? ¿Y si la madre tiene trece años? ¿Y si, simplemente, no quiere tenerlo? Para mí un embarazo no deseado no debe convertirse en un niño no deseado por culpa de la presión social, de la familia, o de una campaña sentimentaloide. Ninguno de esos factores deben obligar a una mujer a parir.
      Pero las posturas intermedias son las que más me cuesta comprender. Si un feto es un ser humano, abortar es un asesinato y las mujeres que abortan deben ser encarceladas, así como los médicos que los practican. Lo que pasa es que los pro-vida, como gustan de llamarse, rara vez llegan a ser completamente consecuentes con lo que piensan. En el fondo les queda un poco de sentido común.

  3. Reineri☻ Ramírez Pereira Says:

    interesante

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: