Amputología

Ibn-RusdEl 888 aniversario del nacimiento de Averroes, que Google celebra con esta imagen del sabio en la Santa-Iglesia-Catedral de Córdoba (antes mezquita), me ha recordado algunas de las controversias que entretenían a los sabios islámicos por entonces y que Averroes cuenta en uno de sus libros, aunque sin comentarla:

-¿Cuál es la indemnización que hay que abonar a la mujer a la que se le amputaron tres dedos?

-Treinta camellos

-¿Y a la que se le amputaron cuatro?

-Veinte.

La ciencia jurídica de las amputaciones está muy desarrollada en el Islam, tanto por su empleo como castigo como para valorar los deterioros físicos que debe reparar el que daña la propiedad ajena, en este caso una mujer. Los islamistas de Indonesia, que son muy modernos, exigen al gobierno que instaure la amputación quirúrgica de las manos de los ladrones.

Lo que pasa es que la lectura detallada del Corán y las tradiciones llevaban a soluciones disparatadas como ésta. Parece que el profeta se hacía un lío con los números. Averroes, por si acaso, no se atrevió a comentar lo absurdo de la situación. Y eso que le llamaban “el comentador”.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: