Jesús está conmigo, pero eso no me ayuda mucho

Jesús está contigo, pero no esperes que te ayude con los deberes.

Una de las presuntas utilidades de la fe es que nos ayuda a sobrellevar las tribulaciones. Por tanto, habría que suponer que las personas creyentes padecen menos depresión y se angustian menos ante problemas graves (como estar sin trabajo, por ejemplo).

Sin embargo, años de estudio en España con miles de pacientes depresivos o con ataque de ansiedad ponen en evidencia que tener fuertes creencias o no tenerlas no influye en nada. Aquí está este artículo publicado en PlosOne en el que se trata toda la información recogida y se elabora un modelo predictivo. El objetivo del modelo es predecir qué probabilidad tenemos de sufrir depresión o ansiedad según nuestras respuestas a este cuestionario. Han comprobado que el modelo funciona a un año vista con menos de un 10% de error.

Las creencias y otros aspectos de la personalidad formaban parte inicialmente de un cuestionario más amplio. En concreto, se evaluaba lo fuertes o débiles que eran las convicciones religiosas de cada paciente, pero el análisis estadístico demostró que ese dato no sirve para prever la depresión o la ansiedad por lo que, finalmente, no aparece en el cuestionario.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: