La Biblia de Pi

En la Biblia que tienen en casa hay numerosas pruebas de que los judíos eran un pueblo anumérico. Las operaciones de más de tres dígitos se les resistían. Para ellos las arenas del mar eran simplemente incontables. Hay más ejemplos de su ignorancia matemática:

tenía diez codos del uno al otro borde, enteramente redondo; su altura era de cinco codos, y un cordón de treinta codos lo ceñía en derredor.  Paralimpómenos 4-2

Esta es la descripción del “mar de bronce”, un lavadero ritual que estaba en el Templo de Jerusalén. Una descripción errónea porque si el diámetro es 10, el perímetro es 10 *Pi. En todas las ediciones posteriores de la Biblia el error sigue sin enmendar. Lo correcto sería escribir que el cordón tendría “algo más de 31 codos”.

Los exégetas de las escrituras se han devanado los sesos para intentar salvar la veracidad del texto y han creado diversas explicaciones enrevesadas (que si lo que se medía con el cordón era el diámetro interior, que si se midió más cerca de la base, que no era circular, sino elíptico o con cualquier otra forma…). Para los amantes de la explicación más sencilla la cosa está clara: no conocían el valor de Pi.

2 comentarios to “La Biblia de Pi”

  1. Confusio Says:

    Efectivamente, fueron bastante indolentes en este asunto. Y eso que se trata de objetos sacratísimos.

  2. carlosmoya79 Says:

    No sólo no conocían pi, sino que tampoco midieron el objeto en sí -si existía- para escribir el capítulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: