Dios que estás en los cielos

Babel

La Biblia prohíbe construir en las proximidades del cielo.

Uno de tantos aspectos de la personalidad divina que ha cambiado con el tiempo y las modas es su lugar de residencia. Los cielos (así, en plural) eran el hábitat de Dios. No solo del judeocristiano, sino de los dioses griegos también. Habitaban aquéllos en el Monte Olimpo y luego se mudaron al empíreo, que era un cielo situado allende la bóveda de las estrellas.

Los judíos durante su helenización reclamaron el cielo empíreo para su único Dios, donde se instaló muy a sus anchas. Seguramente tuvo que hacer limpieza para retirar los despojos de las batallas y fiestas que allí tuvieron lugar. El cualquier caso, esa pasó a ser su nueva dirección para las religiones herederas del judaísmo. Los musulmanes señalan hacia arriba porque en los espacios abiertos en los que nació su religión era difícil imaginar otra morada digna.

El telescopio descubrió, entre otras verdades incómodas, que no había tal cielo empíreo y que por encima de las estrellas había más estrellas, de manera que el supuesto cielo divino debía de quedar extraordinariamente lejos. Demasiado lejos de sus criaturas.

Haciendo gala de su asombrosa capacidad de adaptación, los religiosos buscaron otra morada para dios. Tenía que ser un lugar próximo pero suficientemente espacioso y de donde no resultase fácil desalojarle. Localizaciones ambiguas como por ejemplo “en todas partes” o “en nuestros corazones” cumplían suficientemente este propósito. Esto supuso un nuevo avance en la idealización de dios, que pasó de ser un personaje con apariencia humana que se paseaba por el paraíso a transformarse paulatinamente en un ente abstracto y deslocalizado.

El pecado de los constructores de la Torre de Babel fue acercarse demasiado al cielo. Dios, para castigar su atrevimiento, destruyó la torre y originó la confusión de las lenguas. Esta limitación de altura para las edificaciones ha pasado de moda y los religiosos no se oponen a que se erijan edificios tan altos como permita la técnica. Siempre me he preguntado por qué los fanáticos de la Biblia viajan en avión. Volar a tres mil metros en un aparato ruidoso y pestilente constituye un allanamiento de los cielos mucho peor que el de la torre de Babel. Sin embargo se embarcan tan tranquilos y algunos, incluso, se relajan entre las nubes y hasta piden zumo de tomate.

De nuevo vemos como se decide sobre la marcha qué pasajes de las escrituras deben interpretarse en sentido simbólico y cuales en sentido literal. Cuando se empieza a hacer el ridículo es signo de que hay que cambiar a la interpretación simbólica. El cambio suele llegar con bastante retraso porque el sentido del ridículo está muy poco desarrollado entre los lectores de la Biblia. Y menos aún entre los lectores de Corán.

Etiquetas: , ,

3 comentarios to “Dios que estás en los cielos”

  1. martillo de memos Says:

    Me parece oportuno reivindicar por aquí la memoria de Ananda Bijoy Das, bloguero ateo de Bangladesh asesinado recientemente por fanáticos islamistas. Este tipo de crímenes contra la libertad de expresión y de conciencia están creciendo por todo el mundo, especialmente en países con mayorías musulmanas o con el islam como religión oficial. Es importante destacar la valentía de estas personas manifestando sus posiciones ateas o laicas en estos países, en su mayoría tiranías o teocracias islamistas, donde estos crímenes gozan de total impunidad.

  2. Outsider Says:

    El Coran más que leerlo, se recita, la mayoría no saben ni que es lo que leen pues en muchos lugares no ha superado la fase “traducirlo-a-algo-que-se-entienda”. Por ello aprenden la cantinela de memoria y dejan que su clero les diga que es lo que pone. En los lugares en los que se va traduciendo, sus feligreses se parecen más a sus primos cristianos.

    La Biblia pasó esa fase y se pudo leer. Con ello, nacieron las interpretaciones y a su vez evolucionó, distintas versiones de la Biblia, aún en el mismo idioma añaden pasajes, los modifican o los suprimen para después usarlos como prueba “que lleva escrita así desde siempre”. Si está escrito y se llama Biblia el libro, da igual lo que diga, siempre servirá de prueba para lo que quieran mostrar, y si algo no gusta, se interpreta… ya se modificará después.

    Porque lo cierto es que aunque ahora sea más fácil leerla, son menos los que están dispuestos a hacerlo, y me refiero a los creyentes, quizás debido a que los no creyentes no tenemos reparos en leer ya que no hay mejor herramienta en contra de la religión que los documentos que la pretenden sustentar.

    El creyente interpreta las discrepancias bíblicas al modo en que lo hace el votante fiel al partido, eliminando la corrupción, la malversación y el tráfico de influencias de la fórmula. Pero para ello no precisa leer el programa electoral, de hecho prefiere no hacerlo y así no se siente engañado. Por tanto, en religión también se prefiere no leer, y se dejan llevar por su curia y por el cura de turno que les dice lo que quieren oir y filtra el libro de forma que todo parece coherente a sus oídos.

    Al final, da igual Corán que Biblia, todos acaban dejando que algún tercero les diga lo que tienen que hacer indicándoles que aquello, sea lo que sea, lo pone en el libro. Lo ponga, o no.

    • Confusio Says:

      Es cierto que la inmensa mayoría de los creyentes tienen muy poco interés por la Biblia. La mayoría se sorprenden cuando les explicas que los diez mandamientos originales no tienen ningún contenido moral o que la Biblia considera que provocar un aborto es una falta que se castiga con una indemnización en dinero (Éxodo 21), mientras que dañar a los nacidos se castiga de forma mucho más severa, “ojo por ojo”.
      Como dijo no sé quién:”si quieres saber cosas de Dios, pregúntale a un ateo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: