El sacrificio

El sacrificio del hijo de Dios, es una noción, un meme que llaman ahora, de éxito innegable. Sin embargo hay que reconocer que el asunto está muy lejos de resultar claro. Un dios inmortal accede a morirse un rato para purgar los pecados de la humanidad. Y además es un Dios único que, desde el principio de los tiempos, tiene un hijo. A pesar de que la relación padre-hijo es algo incomprensible sin el factor tiempo, pero, centrándonos en el tema, ¿por qué la tortura y muerte de alguien redime los pecados de terceros? Solo en una sociedad tribal sin estado en la que las ofensas entre clanes se dirimen a base de asesinatos puede tener sentido ese “ofrecerse en lugar del culpable”. En algunos lugares del mundo aún se aceptan soluciones así para los delitos de sangre. Maté a tu hermano y para compensar a tu clan te entregaré a alguien de mi familia.

Pablo de Tarso tuvo la intuición genial de interpretar la muerte de Jesús como un sacrificio inverso. El cordero que dios inmola para los hombres. Sin embargo, la resurrección da la impresión de que lo desvaloriza, ¿no?

Cucarachas

 

 

Etiquetas: ,

Una respuesta to “El sacrificio”

  1. outsider Says:

    Si existiera un psicólogo celestial, diría que Dios tiene un trastorno de la personalidad disociativo… esa múltiple personalidad que le lleva a hablar consigo mismo o a los demás de sí mismo en tercera persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: