La estrategia de la secta.

Nadie se mete en una secta… te unes a un grupo de personas que te gustan de verdad.

Así hablaba un superviviente de Peoples Temple, la secta Templo del Pueblo, aquella secta que alcanzó enorme fama al protagonizar un suicidio en masa en la Guayana en 1978, en el que se inmolaron más de 900 personas, niños incluidos.

Guayana-1978

La diferencia entre secta y religión es menos que sutil. Los hay que no vemos ninguna más allá del número de adeptos. Todas las religiones empezaron como sectas. Los testigos de Jehová eran sin duda una secta cuando yo era niño. Nadie dudaba en darles ese calificativo. Hoy en día hay muchos más y puede que alguien proteste si se emplea esa palabra en un medio público.

Suele considerarse sectario aquel grupo de creyentes que mantienen conductas de rechazo hacia el exterior, que establecen mecanismos de aislamiento que pretenden mantener al converso alejado de su familia y sus amigos proporcionándole una “nueva familia” y evitando que se informe de forma directa de lo que pasa en el mundo.

Varias de estas estrategias de aislamiento son bien conocidas y, según eso, es difícil no calificar como secta al Opus Dei, por ejemplo.

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: