Posts Tagged ‘Argumento ontológico’

Monumento

11 marzo 2013

Monumento

Me ha salido otro chiste ontológico. Eso de tratar la existencia como si fuera una cualidad más produce efectos cómicos. Quizá la risa sea la mejor refutación del argumento ontológico.

Epi cae víctima del argumento ontológico

17 noviembre 2009

Epi es víctima del embaucador de la gabardina, que yo diría que es la rana Gustavo con nariz. Al principio el timador finge desinterés (“no, no es usted la persona adecuada para comprar la ganga del año”). Por supuesto, pica la curiosidad de Epi. Le enseña la ganga del año (una caja) y le deja mirar el interior. Epi, que no sabe nada de ontología, sólo se le ocurre decir: -¡Está vacía!

Y aquí viene cuando el de la gabardina utiliza el argumento ontológico para convencer a Epi de que la caja es una verdadera ganga. Entre sus muchas cualidades está que NO está llena de gusanos asquerosos. Y, efectivamente, si la existencia de una cosa buena es, en si misma, una propiedad positiva, la inexistencia de una cosa mala es también una propiedad positiva.

Así que el argumento ontológico, además de servir para demostrar la existencia de dios, también sirve para vender cajas vacías. Menos mal que Epi no lleva dinero.

El argumento ontológico

8 septiembre 2009

Se le llama argumento ontológico de San Anselmo, pero parece que el padre del argumento fue Avicena (Ibn Sinna, para los musulmanes enemigos de las traducciones). En su versión resumida dice así:

– Dios posee todas las perfecciones, incluida la de existir. La existencia forma parte de su esencia. Si no existe no es el verdadero Dios.

Parece mentira, pero personajes muy sabios (pero mucho ¿eh?) le dieron vueltas a este argumento. La forma más perfecta de enunciarlo sería probablemente la que elaboró Kurt Godel. Usa la lógica modal, y en ése lenguaje tiene este aspecto:
Argumento de Godel (de la wikipedia)

Una completa explicación del argumento puede consultarse en la wikipedia (en inglés).

De los axiomas 1 a 4, Godel afirma que en algún mundo posible existe Dios. Me parece que es el Teorema 2.

A continuación (Df. 2) Godel define esencia: si x es un objeto en algún mundo, entonces la propiedad P es una esencia de x si P(x) es verdadero en ese mundo y si P incluye todas las otras propiedades que x tiene en ese mundo. La divinidad es la esencia de Dios, ya que incluye todas las propiedades positivas y ninguna de las no positivas.

Se deduce finalmente que necesariamente debe haber un objeto divino en todos los mundos, por la definición de existencia necesaria (Teorema 4; el cuadrado significa “es necesario”, el rombo, “es posible”). Aunque Godel no lo hizo, es incluso posible demostrar que Dios es uno en cada mundo, pero para ello es necesario que la positividad de una propiedad sea independiente del objeto al que se aplica (lo cual podría no ser cierto).

Las críticas a Godel se basan en que muchas propiedades positivas pueden ser contradictorias entre sí (por ejemplo, la misericoria y la justicia). Y además, incluye un axioma (no sabría decir cuál) que recoge la principal asunción del Argumento de San Anselmo: existir es una propiedad positiva. Kant demostró que esto es falso porque existir no es una cualidad: Las virtudes del programa “Los Teleñecos” son que era didáctico y divertido, pero los teleñecos no pierden sus virtudes por el hecho de que ya no se emitan.

A mi me resulta gracioso este galimatías porque tiene algo de herético ver a Dios convertido en una x.

Existen muy buenas caricaturas del argumento ontológico. Un contemporáneo de San Anselmo, Gaunilo, propuso la existencia de una isla tan perfecta que por fuerza tenía que existir. Pero el más divertido sin duda es el creado por Douglas Gasking. Atentos:

– La creación es la más maravillosa obra concebible.

– Juzgamos una obra por (a) su calidad intrínseca, y (b) por la habilidad de su creador.

– Si el creador padece alguna discapacidad, entonces su obra es un logro aún más meritorio. Imaginemos nuestra admiración si Velázquez hubiese sido manco y hubiese pintado Las Meninas con el pie.

– La más formidable discapacidad para un creador es no existir.

– Por tanto, si suponemos que el Universo es producto de un creador existente, entonces es posible imaginar un creador con mayor mérito aún que Él: el creador inexistente.

Ale, a pensar un rato.