Posts Tagged ‘Benedicto XVI’

Loor de multitudes

25 septiembre 2011

Parece que la Iglesia debe organizar regularmente baños de masas para paliar la falta de legitimidad de su jerarquía. La necesidad de poner en escena manifestaciones de adhesión multitudinaria que colapsen las calles y acaparen la atención de los medios está relacionada con su carácter de monarquía absoluta, que resulta cada día más anacrónico en sociedades abiertas.

Me acuerdo de aquella “inquebrantable adhesión al régimen”, que era algo que se le suponía a todo español de bien durante el franquismo, como el valor al soldado. De vez en cuando, la dictadura se refrendaba por la vía del acto multitudinario. Una multitud enfervorecida se desgañitaba gritando: “¡Franco, Franco, Franco!” Con ello el dictador decía al mundo envidioso:”¿veis como no hacen falta elecciones?… el pueblo está conmigo.” Del mismo modo, muchos izquierdistas afirmaban que Castro hubiera ganado unas elecciones de calle y, como prueba, aducían la entusiasta afluencia a sus interminables discursos o al desfile del 26 de abril.

Las religiones no son democráticas y probablemente por eso, se esfuerzan en ser populares. Vargas Llosa defiende las prerrogativas absolutistas del Papa diciendo que democratizar la religión es hacerla renunciar a sí misma y condenarla a desaparecer. Parece que religión y absolutismo son inseparables. Me sorprende esa ignorancia de la historia de la Iglesia en alguien tan leído como él. La elección democrática de obispos fue la norma durante siglos hasta que se impuso la preeminencia del obispo de Roma. El algunos casos la elección era tan desordenada que se la llamaba “tumultuaria”, pero se trata de excesos que resultarían fáciles de corregir con un poco de organización. Pero no, demasiado complicado, la monarquía absoluta es mucho más sencilla: Los cardenales eligen al Papa y el Papa a los cardenales.

Se supone que aún hoy en día, la elección del jefe de la Iglesia la realiza el Espíritu Santo que se manifiesta en el cónclave de cardenales. Como hemos visto, en otros tiempos el Espíritu Santo no tenía problemas para manifestarse en la asamblea de creyentes pero, en algún momento, el mencionado espíritu decidió descender sobre gente más ilustrada y en ambientes más lujosos. Convirtió el palacio de la curia en su residencia habitual (mucho más confortable, dónde va a parar…), el entorno ideal para tomar decisiones sobre el rebaño. Porque el loor (que no olor) de las multitudes proporciona legitimidad instantánea pero también efluvios desagradables, sobre todo en verano. Aún así, de vez en cuando, el Espíritu Santo se da un paseo y se manifiesta en las multitudes sudorosas y guitarreras pero, eso sí, únicamente para aplaudir.

Benny sixteen

17 septiembre 2011

Un escalofriante testimonio que creo que puede llevar a la apostasía a más de uno.

He reconocido algunas veces en este blog que las manifestaciones públicas de algunos ateos (o que se identifican como tales) pecan de ridículas, pero viendo este vídeo compruebo que aún tenemos margen.

Beatus ille

16 septiembre 2008

Atención a las últimas palabras del Papa a los jóvenes en Lourdes el pasado 13 de septiembre. Llamó a la juventud a “rechazar los ídolos modernos del dinero, el poder, del tener e incluso del saber, para volver a la relación con dios y buscar la verdera felicidad”. Se ve que estaba en baja forma, porque lo de llamar “ídolos modernos” al dinero y al poder es un lugar común con el que ya aburrían a nuestras abuelas los dependientes de ultramarinos antes de la guerra (pero de la guerra de Cuba). Le recomiendo al papa que se mire la letra de los Carmina Burana y verá que su adagio es, por los menos del siglo XIV. En fin, ya sabemos que el dinero y el poder nunca han interesado a la iglesia y es lógico que el santo padre los rechace, pero cuando compara el deseo de saber con el deseo de acumular dinero, el Papa está demostrando que abomina de la civilización occidental (incluso de la civilización a secas), que considera el saber como la más alta aspiración de la mente humana, y pone en evidencia que desea para nosotros la felicidad beatífica de los analfabetos.

¡Peligro! Jabalíes en la viña

24 enero 2008

jabali.gif

Así nos llama el papa: jabalíes en la viña. Eso es lo que ha dicho que somos los ateos, librepensadores y demás morralla laica.

Mientras va a por la escopeta repasemos la metáfora o, mejor dicho, la parábola. Es un buen ejemplo de esa capacidad asombrosa que tiene el cristianismo para apropiarse de todo. Somos jabalíes en su viña, la viña del Señor. Por lo visto, el vergel es la civilización occidental y él la considera de su propiedad porque sin la contribución del crisitianismo esa tal civilización de la que ahora gozamos no existiría.

Por supuesto hay otro componente que también ha contribuido a abonar el huerto: la cultura grecolatina, el logos, el derecho romano… un componente nada desdeñable por cierto. Es difícil imaginar qué hubiera sido de la cultura grecoromana sin el cristianismo. No hay niguna sociedad romanizada que haya evolucionado sin influencia cristiana. Sin embargo sí hay ejemplos de lo contrario: Etiopía es una nación profundamente cristiana; el producto de siglos de monarcas cristianos, pero tan tiránicos como cualquier reyezuelo animista de los contornos. Ortodoxos, coptos, siro-malabares, siro-malankares, armenios. .. todos ellos han recibido la impronta civilizadora del cristianismo pero no parece que les haya aproximado mucho a las sociedades democráticas occidentales. Creo que es una buena manera de valorar verdaderamente la contribución del cristianismo a nuestra sociedad.

Así que, santo padre…déjenos hozar en la viña a nuestro antojo porque es, por lo menos, tan nuestra como suya.