Posts Tagged ‘eternidad’

Para siempre es demasiado tiempo

20 octubre 2011

Anuncios

Argumentos ateos de baja calidad

18 octubre 2010

R. Crumb. Diario londinense de Boswell

Así como hay argumentos teístas que son de pata de banco, también hay demasiados ateos que emplean argumentos manidos y simplones. Si en alguna ocasión os es dado discutir con un teísta sobre si hay un dios o no, hay unos cuantos argumentos que no debéis rebajaros a utilizar, en bien de la calidad del debate.

He aquí un listado (provisional) de argumentos vitandos:

-Si Dios existiese se notaría: Los judíos hablan del “silencio de dios” y, en general, los creyentes conviven bastante bien con un dios mudo, ciego y sordo.

-El sufrimiento: Si Dios existe ¿por qué permite la pobreza y la calvicie? (esta formulación es de W. Allen). Te contestarán que el sufrimiento forma parte de la existencia porque es un camino de realización personal, porque así podemos ejercer la caridad y porque, finalmente, todo es un misterio que entenderemos después.

-Dios es un invento del sistema de explotación capitalista: Puede, pero el capitalismo sin dios también funciona. Por otra parte, en diversos momentos de la historia, el cristianismo generó movimientos socialistas, colectivistas o de redistribución de la riqueza abiertamente revolucionarios. Así que por ahí no les vas a pillar.

La estrategia en una discusión de este tipo, si es que llega a producirse porque las conversaciones trascendentes son cada vez más raras, es atacar la eternidad. La vida eterna es una falacia generada a partes iguales por el miedo y la soberbia. Esforzaos en convencer a vuestro adversario y a los asistentes de que una persona adulta y bien informada no puede creer en una supervivencia inmaterial en el más allá. Hay que aceptar (o al menos intentar sobrellevar) que nada va a sobrevivir de nosotros. Somos neuronas. Lo que sea que llamemos alma morirá con nosotros. A veces, incluso antes.

Como señalaba Unamuno, si no hay vida eterna a nadie le importa un ardite el Dios Ése. Si aguantamos sus rarezas, sus celos patológicos y su incomprensible sentido de la justicia es porque nos va a hacer sobrevivir a la muerte. La piedad es un amor interesado.