Posts Tagged ‘islamismo’

Afghanistán, años 50

7 mayo 2013

En esta colección de fotos se puede comprobar lo que la religión puede hacer con un país.

Clase de biología en la Universidad de Kabul.

Clase de biología en la Universidad de Kabul.

De cerdos y cerdadas

30 diciembre 2010

La Pourcailhade, o Festival del cerdo, se celebra cada agosto en Trie-sur-Baïse, en el sudoeste de Francia, desde 1975, organizada por La Confrérie du Cochon. En el festival hay carreras de cerdos, concursos de comer y cosas así. La competición más popular es “Le Championnat de France du Cri de Cochon” en el que los concursantes imitan los berridos de los cerdos de diferentes edades. La foto de arriba es de uno de los participantes en el festival y, por circunstancias rocambolescas, acabó en el dossier que los imanes daneses Akkari y Laban, llevaron a la conferencia de El Cairo en 2005 en el que denunciaban la persecución que sufre el venerable nombre de Mahoma en Europa. Para que la foto resultase más provocadora, alguien escribió en árabe debajo:”esta es la verdadera imagen del Profeta Mahoma”. En El Cairo la imagen se mezcló con las de las caricaturas de Mahoma publicadas por el diario danés Jyllands-Posten.

El dossier Akkari-Laban, cuyo contenido completo puede consultarse aquí, falsea el contenido de lo publicado por el periódico introduciendo otras imágenes que nunca fueron publicadas por el diario y que habían sido enviadas a los imanes por algún islamófobo anónimo. Las doce caricaturas originales  pueden verse aquí tal como salieron en el periódico. Podemos darle la enhorabuena a la Wikipedia.

Meter en un informe las imágenes que un gamberro puede haber dejado en tu buzón y llevarlas a la Conferencia Islámica como ejemplo de persecución religiosa es un claro ejemplo de victimismo interesado en el mejor de los casos y evidencia el deseo de hacer crecer el conflicto artificialmente. Los imanes autores del informe se ve que querían asegurarse de que la armaban bien gorda y debieron pensar que las caricaturas del periódico no eran lo suficientemente irritantes para el fanático medio. A partir de aquí se desató la campaña de boicot a los productos daneses y las protestas violentas que todos recordamos y que costaron más de cien muertos.

Los imanes europeos pretendían que Dinamarca y quizá otros países de la UE implantasen algo parecido a un censura religiosa en los medios o, en su defecto, obtener otras contrapartidas y protagonismo político.  A juzgar por las informaciones de la embajada de los USA en Damasco (wikileaks) el gobierno Sirio alentó los disturbios para luego presentarse como el garante del orden  y demostrar que pasaría si el régimen se democratizase y se dejase a los islamistas a sus anchas.

En resumen, tanto los imanes como los políticos musulmanes tienen a su disposición una enorme masa de fanáticos a los que provocar según convenga. Son un arma potente, aunque algo difíciles de manejar. Cuando se empiezan a pasar hay que reprimirles a tiros pero, en cualquier caso su destino estaba escrito. Son de carne de cañón para que los líderes religiosos consigan un protagonismo que no se merecen y para que algunos gobiernos tiránicos queden como defensores de la civilización.

Elogios envenenados

7 febrero 2010

Creative Commons License

Hay maneras sutiles y hasta elegantes de decir que la mujer es un ser inferior:

-Alabando lo intuitivas que son. Lo de pensar no es para ellas. Lo verdaderamente femenino es dejarse llevar por el sentimiento y obrar como una posesa descerebrada.
-Que la mujer dialogue también tiene algo de antinatural. “Me gustas cuando callas” decía Neruda.
– Alabando su capacidad de trabajar en multitarea (que, desgraciadamente, le impide profundizar en nada).
-Dando por sentado que un varón debe garantizar su sustento.
-Suponiendo que necesita una protección especial sólo por su condición femenina. A veces la necesita, pero no se debe a cómo son las mujeres, sino a cómo son los hombres.
-Hacerla Reina del Hogar; piedra angular de la familia y, por tanto, de la sociedad. Casi nada… Mujer, piénsalo cuando estés frotando calzoncillos, así frotarás más fuerte.
-Dándole un lugar principalísimo en la sociedad: criar y educar a los niños. ¡Guau! Tan importante es este papel que los maestros siempre han sido los profesionales mejor pagados y hay tantos aspirantes a tan alta responsabilidad que hay que celebrar elecciones para elegir a los más capacitados. Nada se hace sin consultar a los maestros… Vamos, que hay bofetadas por criar y educar a los niños. Yo incluso sospecho que los líderes mundiales ocupan presidencias, consejos de administración y tronos porque no han podido encontrar un aula o una guardería donde criar y educar a la infancia. Privados de poder ejercer esta función, que es la verdaderamente importante para construir la sociedad del futuro, se contentan, los pobres, con un papel secundario.

Y todo eso puede aderezarse con la falacia naturalista y la apelación a la tradición: La Naturaleza lo ha dispuesto, siempre ha sido así.

Lo más frustrante es observar cómo muchas mujeres parece que no son capaces de captar el menosprecio que transpiran ese tipo de afirmaciones y las repiten encantadas. O si se dan cuenta lo disimulan bien. Es que a veces resulta cómodo no afrontar la propia realización personal y profesional, eludir la pesada carga que implica mantener la independencia, que encima es más difícil para una mujer. Así que esconderse en el hogar llega a ser una opción tentadora. Si te sientes vacía dentro de esas cuatro paredes entonces la solución es tener hijos para sentirte valorada. Quedarte embarazada y que todo el mundo cuide de ti…al menos una temporada.

Los mejores ejemplos de este tipo de mujeres los encontraréis entre las conversas al Islam, a las sectas ultracatólicas o al judaísmo ultra. Y no dudéis ni por un momento que se puede ser feliz en el hogar. Ellas cantan mientras frotan.

La ridda (apostasía) en el islam

13 julio 2009

Hernandez y Fernandez acusados de ridda

La apostasía se castiga con la muerte en Irán, en Sudán, en Mauritania, mientras que en Pakistán se pierde la tutela de los hijos y el derecho de sucesión hereditaria de los propios familiares musulmanes. Si vais a un país musulmán no bromeéis con el tema, que no tiene gracia.

Los más tolerantes (sobre todo proselitistas que viven en occidente y conversos provenientes del cristanismo) insisten en que el Corán no lo dice expresamente y suelen citar los versículos:

No hay coacción en la religión. (2: 256).

…quien elija extraviarse, se extravía sólo en detrimento propio; y tú no tienes poder para determinar su destino.( 39: 41).

Exhórtales, pues, [Oh Profeta]; tu tarea es únicamente exhortar: no puedes obligarles [a creer]. (88: 21-22).

… quien quiera, que crea, y quien quiera, que la rechace (la verdad)”. (18: 29).

Tú no puedes obligarles en absoluto [a creer]. Aún así, advierte, por medio de este Corán, a todo aquel que tema Mi advertencia. (50: 45)

Y si tu Señor quisiera creerían todos los que están en la tierra. ¿Acaso puedes tú obligar a los hombres a que sean creyentes? Ningún alma puede creer si no es con permiso de Alá. (10: 99-100)

Al-Nakha’i y Al-Thawri’ establecieron que el apostata debe ser invitado de nuevo al islam, pero jamás forzado ni condenado a muerte. También el jurista andalusí al-Walid al-Baji afirmó: “la apostasía es un pecado que no trae consigo ningún hadd (castigo)”.

La postura contraria y mayoritaria se basa en:

Ciertamente, a aquellos que llegan a creer y luego niegan la verdad, y de nuevo creen, y de nuevo niegan la verdad, para luego obstinarse en su rechazo de la verdad Alá no les perdonará, ni les guiará a un camino. Anuncia a tales hipócritas que les aguarda un castigo doloroso. (4: 137-138)

Lo del castigo doloroso es comprensible para quien se pone tan pesado.

(…) no se les mitigará el sufrimiento, ni les será dado esperar. Salvo aquellos que después se arrepientan y se enmienden, pues, ciertamente, Dios es indulgente, dispensador de gracia. (3: 86-90)

De nuevo el sufrimiento. Aquí los más tolerantes interpretan que implícitamente indica que deben ser perdonada su vida (de lo contrario es difícil arrepentirse), pero también puede referirse a los apóstatas más veloces.

Además, los defensores de la pena de muerte citan dos hadices (dichos del profeta):

No es lícito la sangre de un musulmán, salvo en uno de estos tres casos: el casado que comete adulterio, vida por vida, y aquel que abandona su religión y se enfrenta a la Comunidad.

El otro hadiz, un tanto confuso, cuenta como Alí (primo y yerno del profeta y padre espiritual de chiísmo) hizo quemar a algunos zanadiqa’, término que es sinónimo de ridda, o quizá de magia peligrosa para la comunidad. Las noticias de este hecho llegaron a ibn ‘Abbas, quien dijo: “Si yo hubiera estado en su lugar, no los habría quemado, pues el Mensajero de Alá nos prohibió hacerlo diciendo: ‘No castiguéis a nadie con el castigo de Alá (el fuego)’. Yo los habría hecho matar, de acuerdo con el dicho del Profeta: ‘a quien cambie de religión, matadlo”.

El meollo de la discusión gira en torno a si es el fuego el mejor castigo por apostasía o si es mejor la decapitación. Es una cuestión de gustos; la decapitación es más humanitaria, pero la hoguera tiene un qué sé yo…

(Mi agradecimiento a Al Arqam, docta musulmana que me ha proporcionado las citas).

La peregrinación a la Meca, el petróleo humano

21 enero 2009

La peregrinación a los santos lugares es probablemente la segunda fuente de ingresos para Arabia Saudí y, si el mundo sabe lo que le conviene en relación al petróleo, podría pasar a ser la primera en este siglo. Los visitantes anuales superaron los dos millones en el 2003 en el hajj. Luego está la pequeña peregrinación, la umrah, que se hace en cualquier momento del año, que también es cada vez más frecuente. Todo musulmán sano y con capacidad económica está obligado a hacerla. Puede realizar el viaje a través de alguna de las compañías de capital saudí o no, pero, en cualquier caso debe pagar los servicios de un guía, su alojamiento en la ciudad de tiendas de campaña que se levanta en la llanura de Arafa; debe comprar un cordero o el animal que pueda pagarse y pagar su sacrificio según el rito, para conmemorar el sacrificio que, según los musulmanes, estuvo dispueso a hacer Abraham con su hijo, uno de los episodios más siniestros de la Biblia. Cuesta imaginarse tantos millones de animales sacrificados en un solo día en el mismo lugar. Miles de toneladas de desechos animales que suponen un problema ambiental de primer orden, porque dos terceras partes hay que darlas a los pobres, pero no hay pobres suficientes…

¿Qué volumen de ingresos suponen esto para el estado y las empresas saudíes? No parece que haya muchos musulmanes que se lo pregunten, al menos en voz alta. Una parte se reinvierte en patrocinar mezquitas en todo el mundo y pagar a los imanes más en la onda de wahabismo, lo que no es más que una manera de asegurarse que el petróleo humano llenará cada vez más las arcas saudíes.