Posts Tagged ‘Tibet’

Teocracia orgánica

23 septiembre 2008

Los de mi quinta quizá recuerden aquel concepto tan castizo que inventó el franquismo: la “democracia orgánica”. El engendro me ha venido a la memoria al leer algunas informaciones sobre el gobierno tibetano en el exilio capitaneado por su eminencia reverendísima el Dalai Lama (ya sé que es “su santidad”, pero después leer lo que he leído he decidido degradarlo un peldaño en el escalafón, ale).

Seleccionamos algunos fragmentos de la página  http://www.dalailamaenmexico.org sobre la constitución tibetana:

La Asamblea de Diputados del Pueblo Tibetano Constituye el órgano legislativo superior (…) consta de 46 miembros electos. U-Tsang, Kham y Amdo, las tres provincias tradicionales del Tibet, eligen diez miembros cada una, mientras que las cuatro escuelas de budismo tibetano y la tradición bon eligen 2 miembros cada una. Los tibetanos de occidente eligen tres diputados (dos de Europa y uno de Norteamérica). Asimismo, Su Santidad el Dalai Lama nombra a otros tres miembros distinguidos en el campo del arte, la ciencia, la literatura y el servicio comunitario.

El sistema de representación garantiza que más de una cuarta parte del parlamento lo elige directamente el Dalai Lama o las órdenes religiosas.

La Constitución tibetana, elaborada en 1991 por el gobierno en el exilio (es decir, el Dalai Lama), después de proclamar los pricipios de la democracia y los derechos humanos acaba con una resolución especial de este jaez:

SS el Dalai Lama, el Lider Supremo del pueblo tibetano, ha ofrecido los ideales de democracia al pueblo tibetano, incluso a aquellos que no han sentido la necesidad de estos ideales. Todos los Tibetanos, en el Tibet y en el exilio, están y permanecen profundamente agradecidos a SS el Dalai Lama, y se consagran a la tarea de establecer nuestra fe y lealtad en la autoridad de SS, y fervientemente rezan para que Él permanezca con nosotros para siempre como nuestro supremo lider espiritual y temporal.

Puede consultarse el texto completo en http://www.tibet.com/Govt/charter.html.

Se nota que su santi ha hecho un esfuerzo de democratización obligado por las circunstancias, pero deja claro que el apoyo que le profesa el pueblo tibetano es el propio de un dios vivo y que si se presta a estas fruslerias mundanas es por su divina y graciosa real gana, porque muchos de sus súbditos no sienten la necesidad.