Islamófobos del año (a título póstumo)

12 marzo 2015

La Islamic Human Rights Comission ha concedido el premio al islamófobo del año a la revista Charlie Hebdo. He tenido que verlo para creerlo, al principio pensaba que era un hoax islamófobo, pero no…

El argumento es que la revista Charlie Hebdo es parte de una estrategia de marginación y alienación contra los musulmanes similar a la que los nazis desarrollaron para poder exterminar a los judíos alemanes.

Entre los defensores de la sensibilidad musulmana tenemos al papa Francisco y a los diarios New York Daily News y al británico The Telegraph, que mostraron un exquisito tacto pixelando la cara de Mahoma en las fotografías que ilustraban la noticia de la matanza.

Yo no quisiera ser tachado de islamófobo y voy a intentar aportar soluciones. Aunque la verdad es que estoy indeciso respecto a qué medidas pueden articularse para asegurarnos de que estas ofensas a la sensibilidad musulmana no se repitan. Creo que, a la vista de las consecuencias, la censura previa es lo más razonable. Tal vez habría que crear una comisión de ulemas que revisase las publicaciones y otorgase algo parecido al nihil obstat. El NY Daily News, el Telegraph e incluso el papa Francisco y la institución que representa, con su dilatada experiencia en censura religiosa, podrían prestar una colaboración muy valiosa.

El dios del perdón

8 enero 2015

Perdon

 

El tema a desarrollar: Los ateos somos menos indulgentes con nuestras propias faltas porque no tenemos a nadie que nos perdone.

Hay quien piensa que si no hay dios, no hay justicia ni castigo de los pecados y que los perversos no tendrán freno para hacer lo que les venga en gana. De hecho, sospechan que perversos somos todos y que, si no fuera por miedo al dios que todo lo ve, esto sería la selva. Hay incluso ateos que piensan así y llevan su ateísmo con mucha discreción para no fomentar el desorden social.

Pero ni los creyentes ni los ateos vergonzantes se detienen a analizar las consecuencias reales de practicar el perdón como norma social.

Ramón Llull, en el Llibre de les Bèsties, cuenta la historia de un súbdito del rey que comete toda clase de fechorías. El malvado confía en la infinita misericordia divina y espera que la justicia del rey, que es muy cristiano, sea semejante a la divina y acepte su arrepentimiento y su fidelidad como únicos requisitos para el perdón. Ramón Llull se las arregla para que el rey condene al malhechor, pero uno se queda con la sensación de que la moraleja de la historia parece demostrar que el castigo es necesario.

El asunto se recoge en otras obras como en el drama religioso atribuido a Tirso de Molina “El condenado por desconfiado“. Un monje de vida piadosa llega el final de su vida y, a pesar de que no ha hecho mal a nadie, se condena al infierno porque le entran dudas sobre la misericordia divina. El otro personaje de la obra es un criminal que a la hora de morir ajusticiado se arrepiente de sus pecados, confía en el perdón divino y gana la salvación. El asceta se condena y el asesino sube al cielo tan ricamente. Por muy injusto que pueda parecer el final, recordemos que las obras de teatro pasaban una férrea censura religiosa que no tuvo nada que objetar al mensaje. Siempre es posible el perdón, no importa lo que hayas hecho; lo que es imperdonable es dudar o cuestionar a dios.

Eduardo Mendoza en El Asombroso viaje de Pomponio Flato, hace coincidir a un filósofo estoico con el joven Jesús. El romano le refuta la idea del perdón de los pecados. El malo no debe ser perdonado porque eso es una burla para el que obra rectamente.

El cristianismo paulino, con su misericordia infinita, había creado un monstruo antisocial. El problema se solucionó rápidamente diferenciando justicia terrenal de justicia divina, pero no se salvaba el conflicto entre la autoridad civil y una iglesia que protegía a los delincuentes en sus templos. La nueva religión nunca quiso renunciar a una idea tan poderosa como el perdón absoluto y, para salvar la paz social, la trasladó al mundo de los muertos. Tal vez porque solo puede sobrevivir en un lugar en el que las contradicciones no existen y en el que todo es posible.

 

Corte prepucios como un maestro

26 noviembre 2014

Con este equipo no habrá prepucio que se resista. Es el nuevo equipo de entrenamiento para rabinos.

Es triste, pero este engendro es la única manera que existe de que los rabinos mejoren su técnica para no desgraciar a las pobres criaturas que caen en sus manos. Tal vez así haya menos niños judíos descabalados de por vida por circuncisiones chapuceras. Aunque la solución definitiva no llegará hasta que no se prohíba esta mutilación propia de bárbaros.

El efecto Dunning-Kruger en religión

23 noviembre 2014

FanAtico

Algoísmo

31 octubre 2014

Hay gente que cree en Dios pero no cree en los curas. A mí me pasa al revés. Yo creo en los curas, pero no creo en Dios. Pero es que los curas existen, …los he visto.

Hay mucha gente que no es católica ni protestante ni nada, pero creen en algo. Su credo podría resumirse en la frase “…algo hay”.

Vamos a explicar a los algoístas que más vale que se conviertan al catolicismo romano o al islam, porque el algoísmo es una religión tan superficial y tan mal trabada que viene a ser la marca blanca de las creencias.

Aquí identificaremos cuáles son los puntos fundamentales de su credo (ésa es la parte difícil) y los refutaremos sin demasiada dificultad. Para ello imaginaremos que el algoísta hace un ejercicio de sinceridad.

EL CREDO ALGOÍSTA (con su refutación resumida)

  1. Las cosas no pueden surgir de la nada. Algo tiene que haber. La ciencia no lo sabe todo. (No entiendo nada y me da pereza estudiarlo)
  2. Todo el mundo tiene una religión. El escepticismo y el realismo científico también son religiones (Todo el mundo fantasmea como yo)
  3. La ciencia, en el fondo, también dice que algo hay. Los últimos avances en física cuántica demuestran el algoísmo (Voy a darte un argumento que yo tampoco entiendo)
  4. No es posible que todo acabe con la muerte. Está claro que es solo un cambio de dimensión (Prefiero no pensar seriamente en ese asunto. Cualquier fantasía me vale)
  5. Si no hay nada, la gente no tendría principios y todo el mundo se dedicaría al libertinaje (Si pierdo la fe, aléjate de mí porque en el fondo soy un cabrón)
  6. No hago daño a nadie. Hay que respetar las creencias de los demás (¿No tienes nada mejor que hacer?… déjame tranquilo, sabihondo de mierda)

Galileo musulmán

16 octubre 2014

 

Este señor es un clérigo musulmán de Londres. Como tiene estudios y, además, se ve que el pobre es bastante ingenuo, ha tenido la genial ocurrencia de hablar de evolución en la mezquita. Casi lo matan. Ha tenido que retractarse públicamente.

El islam es una religión de paz y tolerancia y la mayoría de musulmanes lo demuestran siendo tolerantes con las bestias fanáticas con las que comparten rezos en la mezquita.

Jesuitas en la Tierra del Preste Juan

13 octubre 2014

He encontrado dos obras muy interesantes sobre la aventura de los jesuitas en Etiopía. Son dos estudios de Martínez d’Alós y colaboradores sobre los misioneros y sus conflictos en la época de la contrarreforma

La_mision_jesuita_a_Etiopia_1557-1632_entre_la_ambicion_y_la_utopia

Paul and the other: the Portuguese debate on the circumcision of the Ethiopians

Para mí, Etiopía es importante porque es un ejemplo de cristianismo no romanizado y creo que refleja cuál es verdaderamente la aportación del cristianismo a la civilización europea. Las personas de ideas religiosas insisten en que la religión cristiana es un componente fundamental de la ética de las libertades y la solidaridad que está presente en los principios de la ilustración, sin embargo, yo creo que la declaración de los derechos del hombre es una obra con muy escasa influencia oriental. Es producto del logos griego y del derecho romano. Un ejemplo de lo que sería el cristianismo sin esos dos elementos lo tenemos en el cristianismo etíope. Leer el resto de esta entrada »

Un milagro todas las mañanas

5 octubre 2014

Enhorabuena a los cristianos. Ya está disponible esta tostadora que imprime milagrosamente el rostro de Jesús en tu desayuno. También la tienen con la Virgen.

Aunque yo me pregunto, untarlas con mantequilla, ¿no será blasfemia?

La Biblia de Pi

16 septiembre 2014

En la Biblia que tienen en casa hay numerosas pruebas de que los judíos eran un pueblo anumérico. Las operaciones de más de tres dígitos se les resistían. Para ellos las arenas del mar eran simplemente incontables. Hay más ejemplos de su ignorancia matemática:

tenía diez codos del uno al otro borde, enteramente redondo; su altura era de cinco codos, y un cordón de treinta codos lo ceñía en derredor.  Paralimpómenos 4-2

Esta es la descripción del “mar de bronce”, un lavadero ritual que estaba en el Templo de Jerusalén. Una descripción errónea porque si el diámetro es 10, el perímetro es 10 *Pi. En todas las ediciones posteriores de la Biblia el error sigue sin enmendar. Lo correcto sería escribir que el cordón tendría “algo más de 31 codos”.

Los exégetas de las escrituras se han devanado los sesos para intentar salvar la veracidad del texto y han creado diversas explicaciones enrevesadas (que si lo que se medía con el cordón era el diámetro interior, que si se midió más cerca de la base, que no era circular, sino elíptico o con cualquier otra forma…). Para los amantes de la explicación más sencilla la cosa está clara: no conocían el valor de Pi.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.