Los otros integristas

10 febrero 2016

 

greyfalcon-6_1420461389

Según el Mahabaratra, la carrera espacial hindú empezó hace miles de años. Un consejo: si estás en la India, lo más prudente es no reírse.

El integrismo hinduísta se ha adueñado de la India, al menos de su gobierno, en manos del Partido Bharatiya Janata desde 2014. Ya son tres los racionalistas asesinados, a los que hay que sumar un suicidio.

Malleshappa Kalburgi, profesor de literatura, fue asesinado porque, al parecer, ofendió los sentimientos religiosos hindúes; Govind Pansare, político del Partido Comunista y Narendra Dabholkar, presidente de un Comité por la erradicación de la superstición siguieron idéntica suerte. Rohith Vemula, estudiante de una casta “impura”, se suicidó al ser expulsado de la residencia de estudiantes y perder su beca. El integrismo hinduísta está recuperando la vieja tradición de la discriminación de castas.

El integrismo mata y amenaza a través de su brazo armado, el Rhashtriya Swayamsevak Sangh, un grupo paramilitar que quiere una India sin cristianos ni musulmanes y, por supuesto, sin ateos. Además, los hinduístas radicales tienen sus propias ideas sobre la ciencia. En el último Congreso Nacional de Ciencia, los asistentes pudieron escuchar a políticos del gobierno diciendo disparates como los que ilustran este artículo.

Y aquí, todavía, algunos medios occidentales siguen pensando que la India es el país de la no violencia y la espiritualidad y que hacer propaganda de gurús y santones es muy progresista.

Todo esto es muy tranquilizador, teniendo en cuenta que en Pakistán el integrismo islámico también se refuerza y que ambos países ha estado en guerra varias veces y que ambos tienen armas nucleares.

Todo lo que siempre quiso saber sobre el espíritu

8 febrero 2016

¿Qué sabe la ciencia sobre el espíritu? ¿Es cierto que se ha fotografiado? ¿Es verdad que al morir perdemos 21 gramos?

Baraduc, hacia 1860, pensó que el alma de los que morían podía verse gracias a una nueva tecnología revolucionaria: la fotografía. Hizo varias fotos de moribundos de su familia en las que se veían manchas blancas. Finalmente resultaron ser agujeritos en el fuelle de su cámara.

Soul_Photograph

MacDougall en 1901 pesó a seis personas moribundas en balanzas industriales. Comprobó que, al morir, se producía un descenso del peso de unos 21 gramos de media. Hizo el experimento con perros y no había pérdida. Conclusión: el alma pesa 21 gramos y los perros no tienen. El físico Augustus P. Clarke encontró la explicación: al dejar de respirar el cuerpo sufre un ligero calentamiento que aumenta la sudoración. Los 21 gramos son el peso del agua que se evapora en forma de sudor. Los perros no experimentan cambio de peso porque no sudan.

Resulta difícil enterarse de las conclusiones finales de todos estas experiencias grotescas y crueles. Los experimentos y las erróneas conclusiones de los que los hicieron se divulgaron ampliamente, pero las explicaciones racionales que ponían las cosas en su sitio, no. Así que los 21 gramos y los ectoplasmas han encontrado su lugar en la cultura popular y hay mucha gente, incluso teólogos como Matias Kuhnn, que creen que la existencia del alma está demostrada científicamente.

Más cerca de nuestro tiempo aparecieron estudios sobre las experiencias cercanas a la muerte y los viajes astrales. Hay mucha literatura científica escrita al respecto, pero las conclusiones no demuestran la existencia del alma, sino que se explican por el funcionamiento anómalo de nuestro cerebro en condiciones de falta de oxígeno. La sugestión y un abundante acervo cultural en nuestra memoria se ocupan de hacer encajar esas experiencias desconcertantes en una historia congruente con nuestras creencias, un viaje del alma fuera de nuestro cuerpo.

La dualidad cuerpo y espíritu está muy asentada en nuestra cultura y habrá quien piense que tampoco es tan malo que la gente crea esas cosas. Yo, por el contrario, pienso que no hay nada intrínsecamente bueno en que las personas crean cosas falsas.

Una prueba es el integrismo religioso. Los fanáticos religiosos simplemente son consecuentes hasta el último extremo. Hasta donde los demás creyentes no se atreven por comodidad o por debilidad. Si creemos en el alma y en la vida eterna, la salvación y la condena se convierten el el asunto más importante de nuestra existencia. Pasamos a convertirnos en los angustiados guardianes de un tesoro de valor infinito. Un tesoro tan valioso que su conservación justifica cualquier barbaridad. La inquisición, la persecución religiosa, la censura, la dictadura teocrática están justificadas porque pretenden la salvación del máximo número de almas.

Afortunadamente, la sociedad laica producto de la ilustración ha dejado en suspenso los poderes religiosos y el asunto de la salvación del alma ha pasado a ser un asunto privado. Al menos de momento. Pero aún en el ese ámbito estrictamente personal, el alma es una creencia perniciosa. Por ejemplo, en este estudio encuentran que aquellos que ven el cuerpo como el mero envase del alma no toman buenas decisiones respecto a su salud.

En el fondo se trata de una postura consecuente, parece que se esfuerzan por liberar cuanto antes su alma de las ataduras corporales.

Un par de resúmenes sobre el asunto por si sentís curiosidad sobre ese asuntillo de la vida eterna:

http://www.psychologicalscience.org/index.php/news/releases/mind-versus-body-dualist-beliefs-linked-with-less-concern-for-healthy-behaviors.html

http://www.psychologytoday.com/blog/the-science-willpower/201208/is-your-mind-separate-your-body

La estrategia de la secta.

26 enero 2016

Nadie se mete en una secta… te unes a un grupo de personas que te gustan de verdad.

Así hablaba un superviviente de Peoples Temple, la secta Templo del Pueblo, aquella secta que alcanzó enorme fama al protagonizar un suicidio en masa en la Guayana en 1978, en el que se inmolaron más de 900 personas, niños incluidos.

Guayana-1978

La diferencia entre secta y religión es menos que sutil. Los hay que no vemos ninguna más allá del número de adeptos. Todas las religiones empezaron como sectas. Los testigos de Jehová eran sin duda una secta cuando yo era niño. Nadie dudaba en darles ese calificativo. Hoy en día hay muchos más y puede que alguien proteste si se emplea esa palabra en un medio público.

Suele considerarse sectario aquel grupo de creyentes que mantienen conductas de rechazo hacia el exterior, que establecen mecanismos de aislamiento que pretenden mantener al converso alejado de su familia y sus amigos proporcionándole una “nueva familia” y evitando que se informe de forma directa de lo que pasa en el mundo.

Varias de estas estrategias de aislamiento son bien conocidas y, según eso, es difícil no calificar como secta al Opus Dei, por ejemplo.

 

Un poco de teoría de la bondad

27 noviembre 2015

Como soy ateo, carezco de un mandato divino respecto a cómo he de comportarme. No es tan grave si tenemos en cuenta que lo que mandan las escrituras cristianas, musulmanas o judías es una colección de ambigüedades, arbitrariedades y absurdos inaplicables.

Para solucionar este antiguo problema existe una parte fundamental de la filosofía que se llama ética. Así que ya está todo discutido desde hace siglos, pero, por si le sirve a alguien, he encontrado el siguiente resumen de las grandes líneas de pensamiento respecto a la ética en Geuras D., Garofalo C.,  2011 Ethics in Public Administration. Management concepts. USA. Me ha quedado un poco largo. Se siente.

Leer el resto de esta entrada »

El sacrificio

4 octubre 2015

El sacrificio del hijo de Dios, es una noción, un meme que llaman ahora, de éxito innegable. Sin embargo hay que reconocer que el asunto está muy lejos de resultar claro. Un dios inmortal accede a morirse un rato para purgar los pecados de la humanidad. Y además es un Dios único que, desde el principio de los tiempos, tiene un hijo. A pesar de que la relación padre-hijo es algo incomprensible sin el factor tiempo, pero, centrándonos en el tema, ¿por qué la tortura y muerte de alguien redime los pecados de terceros? Solo en una sociedad tribal sin estado en la que las ofensas entre clanes se dirimen a base de asesinatos puede tener sentido ese “ofrecerse en lugar del culpable”. En algunos lugares del mundo aún se aceptan soluciones así para los delitos de sangre. Maté a tu hermano y para compensar a tu clan te entregaré a alguien de mi familia.

Pablo de Tarso tuvo la intuición genial de interpretar la muerte de Jesús como un sacrificio inverso. El cordero que dios inmola para los hombres. Sin embargo, la resurrección da la impresión de que lo desvaloriza, ¿no?

Cucarachas

 

 

1 julio 2015

Todas-sois-iguales

Dios que estás en los cielos

9 mayo 2015
Babel

La Biblia prohíbe construir en las proximidades del cielo.

Uno de tantos aspectos de la personalidad divina que ha cambiado con el tiempo y las modas es su lugar de residencia. Los cielos (así, en plural) eran el hábitat de Dios. No solo del judeocristiano, sino de los dioses griegos también. Habitaban aquéllos en el Monte Olimpo y luego se mudaron al empíreo, que era un cielo situado allende la bóveda de las estrellas.

Los judíos durante su helenización reclamaron el cielo empíreo para su único Dios, donde se instaló muy a sus anchas. Seguramente tuvo que hacer limpieza para retirar los despojos de las batallas y fiestas que allí tuvieron lugar. El cualquier caso, esa pasó a ser su nueva dirección para las religiones herederas del judaísmo. Los musulmanes señalan hacia arriba porque en los espacios abiertos en los que nació su religión era difícil imaginar otra morada digna.

El telescopio descubrió, entre otras verdades incómodas, que no había tal cielo empíreo y que por encima de las estrellas había más estrellas, de manera que el supuesto cielo divino debía de quedar extraordinariamente lejos. Demasiado lejos de sus criaturas.

Haciendo gala de su asombrosa capacidad de adaptación, los religiosos buscaron otra morada para dios. Tenía que ser un lugar próximo pero suficientemente espacioso y de donde no resultase fácil desalojarle. Localizaciones ambiguas como por ejemplo “en todas partes” o “en nuestros corazones” cumplían suficientemente este propósito. Esto supuso un nuevo avance en la idealización de dios, que pasó de ser un personaje con apariencia humana que se paseaba por el paraíso a transformarse paulatinamente en un ente abstracto y deslocalizado.

El pecado de los constructores de la Torre de Babel fue acercarse demasiado al cielo. Dios, para castigar su atrevimiento, destruyó la torre y originó la confusión de las lenguas. Esta limitación de altura para las edificaciones ha pasado de moda y los religiosos no se oponen a que se erijan edificios tan altos como permita la técnica. Siempre me he preguntado por qué los fanáticos de la Biblia viajan en avión. Volar a tres mil metros en un aparato ruidoso y pestilente constituye un allanamiento de los cielos mucho peor que el de la torre de Babel. Sin embargo se embarcan tan tranquilos y algunos, incluso, se relajan entre las nubes y hasta piden zumo de tomate.

De nuevo vemos como se decide sobre la marcha qué pasajes de las escrituras deben interpretarse en sentido simbólico y cuales en sentido literal. Cuando se empieza a hacer el ridículo es signo de que hay que cambiar a la interpretación simbólica. El cambio suele llegar con bastante retraso porque el sentido del ridículo está muy poco desarrollado entre los lectores de la Biblia. Y menos aún entre los lectores de Corán.

Islamófobos del año (a título póstumo)

12 marzo 2015

La Islamic Human Rights Comission ha concedido el premio al islamófobo del año a la revista Charlie Hebdo. He tenido que verlo para creerlo, al principio pensaba que era un hoax islamófobo, pero no…

El argumento es que la revista Charlie Hebdo es parte de una estrategia de marginación y alienación contra los musulmanes similar a la que los nazis desarrollaron para poder exterminar a los judíos alemanes.

Entre los defensores de la sensibilidad musulmana tenemos al papa Francisco y a los diarios New York Daily News y al británico The Telegraph, que mostraron un exquisito tacto pixelando la cara de Mahoma en las fotografías que ilustraban la noticia de la matanza.

Yo no quisiera ser tachado de islamófobo y voy a intentar aportar soluciones para asegurarnos de que estas ofensas a la sensibilidad musulmana no se repitan. Creo que, a la vista de las consecuencias, la censura previa es lo más operativo. Tal vez habría que crear una comisión de ulemas que revisase las publicaciones y otorgase algo parecido al nihil obstat. El NY Daily News, el Telegraph e incluso el papa Francisco y la institución que representa, con su dilatada experiencia en censura religiosa, podrían prestar una colaboración muy valiosa.

Así los defensores del islam no tendrían que recurrir a asesinato, que siempre da muy mala imagen.

El dios del perdón

8 enero 2015

Perdon

 

El tema a desarrollar: Los ateos somos menos indulgentes con nuestras propias faltas porque no tenemos a nadie que nos perdone.

Hay quien piensa que si no hay dios, no hay justicia ni castigo de los pecados y que los perversos no tendrán freno para hacer lo que les venga en gana. De hecho, sospechan que perversos somos todos y que, si no fuera por miedo al dios que todo lo ve, esto sería la selva. Hay incluso ateos que piensan así y llevan su ateísmo con mucha discreción para no fomentar el desorden social.

Pero ni los creyentes ni los ateos vergonzantes se detienen a analizar las consecuencias reales de practicar el perdón como norma social.

Ramón Llull, en el Llibre de les Bèsties, cuenta la historia de un súbdito del rey que comete toda clase de fechorías. El malvado confía en la infinita misericordia divina y espera que la justicia del rey, que es muy cristiano, sea semejante a la divina y acepte su arrepentimiento y su fidelidad como únicos requisitos para el perdón. Ramón Llull se las arregla para que el rey condene al malhechor. Otro final debía parecerle indecoroso, como a nosotros, pero uno se queda con la sensación de que la moraleja de la historia es que el castigo es necesario y que lo del perdón de los pecados es pura propaganda.

El asunto se recoge en otras obras como en el drama religioso atribuido a Tirso de Molina “El condenado por desconfiado“. Un monje de vida piadosa llega al final de su vida y, a pesar de que no ha hecho mal a nadie, se condena al infierno porque le entran dudas sobre la misericordia divina. El otro personaje de la obra es un criminal que a la hora de morir ajusticiado se arrepiente de sus pecados, confía en el perdón divino y gana la salvación. El asceta se condena y el asesino sube al cielo tan ricamente. Por muy injusto que pueda parecer el final, recordemos que las obras de teatro pasaban una férrea censura religiosa que no tuvo nada que objetar al mensaje. Siempre es posible el perdón, no importa lo que hayas hecho; lo que es imperdonable es dudar o cuestionar a dios.

Eduardo Mendoza en El Asombroso viaje de Pomponio Flato, hace coincidir a un filósofo estoico con el joven Jesús. El romano le refuta la idea del perdón de los pecados. El malo no debe ser perdonado porque eso es una burla para el que obra rectamente.

El cristianismo paulino, con su misericordia infinita, había creado un monstruo antisocial. El problema se solucionó rápidamente diferenciando justicia terrenal de justicia divina, pero no se salvaba el conflicto entre la autoridad civil y una iglesia que protegía a los delincuentes en sus templos. La nueva religión nunca quiso renunciar a una idea tan poderosa como el perdón absoluto y, para salvar la paz social, la trasladó al mundo de los muertos. Tal vez porque solo puede sobrevivir en un lugar en el que las contradicciones no existen y en el que todo es posible.

 

Corte prepucios como un maestro

26 noviembre 2014

Con este equipo no habrá prepucio que se resista. Es el nuevo equipo de entrenamiento para rabinos.

Es triste, pero este engendro es la única manera que existe de que los rabinos mejoren su técnica para no desgraciar a las pobres criaturas que caen en sus manos. Tal vez así haya menos niños judíos descabalados de por vida por circuncisiones chapuceras. Aunque la solución definitiva no llegará hasta que no se prohíba esta mutilación propia de bárbaros.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.