Posts Tagged ‘espiritualidad’

¿Es peligrosa la espiritualidad? Respuesta de un premio Nóbel

2 febrero 2014

Harold Kroto, premio Nóbel de Química, habla del ataque del pensamiento religioso contra el espíritu de la Ilustración, que se está produciendo en todo el mundo. Dice otras muchas cosas interesantes, pero especialmente a partir del minuto 4:15 reflexiona sobre cuál debe ser la actitud de un científico responsable respecto al pensamiento religioso. Considera que debe ser de abierta oposición, porque quien acepta creencias sin pruebas está psicológicamente blindado contra el razonamiento y es capaz de imponer cualquier cosa o tomar cualquier decisión solo porque está profundamente convencido.

Anuncios

Todo esto ha sucedido ya

31 mayo 2011

El sábado pasado mi mujer se acercó a la acampada de los indignados y volvió con un panfleto que se repartía a centenares. Se trata de una especie de periódico escrito y editado por un personaje muy conocido del mundo magufo, el seudoperiodista Rafapal. He visitado alguna vez su página y el contenido es más o menos el mismo que el del panfleto que se repartía a los acampados: Este intrépido periodista, sin arredrarse por los hombres de negro, pone al descubierto unas diez o doce conspiraciones cada semana: los siniestros planes de los illuminati (aporta como prueba un juego de cartas), pruebas de civilizaciones perdidas, visitas extraterrestres. Nos explica que la evolución o el virus del SIDA son grandes engaños de la ciencia que han sido puestos al descubierto por “verdaderos” científicos. Y un aviso: el 2012 la Tierra se pondrá en el centro de la Galaxia.

Finalmente, el hombre suelta su vena mesiánica totalitaria y desgrana una especie de decálogo para la nueva Humanidad renacida en el que, entre otras chifladuras, propone que las religiones acepten todas que existe un Ser Único Superior, no aclara si se trata de él o de algún otro. Lo que sí podemos augurar es que las religiones politeístas como el hinduismo o la santería van a tener problemas en el mundo New Age que se avecina. Tampoco aclara qué se puede hacer con los ateos que insistan en no ver la luz. Los medios de comunicación serán “animados” a explicar la verdad sobres todas las conspiraciones que hay en marcha. Supongo que los que insistan en publicar sólo información contrastada serán cerrados. Tampoco nos queda claro si se podrá seguir explicando la evolución en los institutos o si los profesores también serán “animados” a explicar el origen extraterrestre de la Humanidad.

Así que la indignación se trasladó del campamento a nuestro domicilio. Semejante majadería impresa y repartida a miles (dinero no le falta)…  Todo el mundo lo recoge y se lo lee, ni un crítica, nadie protesta… ¿Son imaginaciones mías o está ganando terreno en la izquierda una mentalidad oscurantista que aborrece la razón y la ciencia?

No soy el único que siente esta preocupación. A Criando Cuervos le dan ganas de irse a su casa de puro bochorno y en el blog Magonia, Luis Alfonso Gámez se lamenta también de la proliferación de paranoicos y curanderos entre los campamentos urbanos. Hay muchísimos comentarios de entre los cuales me permito reproducir uno:

Escribo de Argentina para dar una opinión lejana y, tal vez, ignorante del hecho, pero que, en vista de la similitud del caso con los sucesos acontecidos en la crisis argentina de fines de 2001, tal vez venga al caso.
Por entonces, y en medio de la crisis, el entusiasmo fue enorme, los debates se tornaron intensos y la participación fue significativa.
Los experimentos alternativos que se presentaron ante la crisis fueron bastante improvisados y terminaron mal como, por ejemplo, el caso del trueque.
En momentos como ese, lo más importante es aprovechar la fuerza de la pasión para razonar en serio en vez de dejarse dominar por ella. Muchos redujeron el debate a la repetición de una serie de consignas trilladas.
En medio de consignas urgentes y legítimas no faltaron los advenedizos que, aprovechándose de la ingenuidad de otros, aprovecharon el momento para hacerse publicidad (artistas varios) y para hacer reclamos banales (…).
No recuerdo especialmente consignas irracionales que hayan tenido gran difusión, pero me consta que varios grupos surgidos en ese momento tomaron impulso armando su discurso sobre la base de que el problema a enfrentar era la razón. Nunca se denostó tanto a la ciencia y a la razón como después de esos años. La burda idea de que bailando, haciendo yoga o comiendo tomates orgánicos (esto es una simplificación, claro) se podía generar una especie de contracultura revolucionaria. Por supuesto que unos cuantos advenedizos sacaron provecho de la situación. Cabe aclarar que quien esto escribe no es precisamente un científico, sino una persona que se dedica a y vive del arte.
En conclusión, el grito de “que se vayan todos”, referido a los políticos corruptos, terminó en que se quedaron todos. El debate cayó, los viejos políticos se reinstauraron en el poder y algunos oportunistas sacaron provecho vendiendo cursos de contracultura barata.
¿Qué puedo decir? No doy consejos ni estoy en condiciones de hacerlo. Diría, eso sí, a los que piensan en serio que no se dejen amedrentar por los irracionales y oportunistas, que no dejen la lucha y que piensen que se puede hacer una verdadera construcción de ideas, siempre y cuando sepan que muy probablemente los resultados no se verán hasta dentro de muchos años.
Evidentemente todo vuelve. Fíjense en lo que decía Marvin Harris, refiriéndose a la ‘Conciencia III’, hace casi cuarenta años en “Vacas, cerdos, guerras y brujas”

Lucio

Efectivamente, la lectura del libro del antropólogo Harris es tan, tan actual a pesar de estar escrito en 1974, que lo voy a resumir en un próximo post.

¿Estudias o trasciendes?

13 agosto 2010

Después del lapsus vacacional volvemos a la carga. Comentaremos un post, no demasiado reciente pero intersante, de Massimo Pigliucci en el que afirma que, si quieres ligar, no te definas como ateo. La opción que triunfa en las páginas dedicadas a la búqueda de pareja es “espiritual, pero no religioso”.

Parece que, en la mayoría de los casos, “espiritual” quiere decir simplemente que se trata de una persona amable y bienintencionada que es capaz de ocupar su mente con algo más que trivialidades. Que tiene “vida interior”, se decía antes. O, en su versión más avanzada, es una persona que puede controlar sus emociones y sus bajos instintos, y actuar como un “jedai”. Sin embargo, también cabe en la definición el enajenado que oye voces celestiales. “Espiritual pero no religioso” puede ser el sectario que aún no ha encontrado su secta.

Massimo se pregunta por qué ese conjunto mal definido de creencias más basadas en el cine y en los libros de autoayuda que en el dogma religioso tiene tanto prestigio a la hora de buscar pareja.

Parece que el “espiritual” es apreciado no porque crea en los espíritus y los duendes, sino porque se supone que se ocupa de lo trascendente y dedica sus esfuerzos en la vida a cosas espirituales, en contraposición a cosas materiales. A mí, como a Massimo, me resulta decepcionante que ese dualismo trasnochado entre lo material y lo espiritual siga siendo tan popular a estas alturas.

El problema es que el estigma del ateo persigue a los que manifestamos abiertamente no creer en nada sobrenatural. Si te defines así, inmediatamente muchas personas te etiquetan como “inmoral, materialista y egocéntrico”. Les tranquiliza que una persona desconocida tenga creencias espirituales. Al menos cree en “algo” superior. Así es más probable que el/la espiritual tenga miedo de que sus actos injustos sean castigados, o le acarreen un mal karma. Por tanto, tendrá más cuidado de no cometer ninguna de esas injusticias con nosotros. Por el contrario, el ateo se nos tirará a la yugular porque nada lo detiene. Es un razonamiento ingenuo y simplón, pero funciona.

Así que, como solución, se proponen una serie de alternativas que permitan a un ateo definirse de forma interesante sin asustar y sin perder la dignidad: Humanista, librepensador, con vida interior… Está difícil. Se admiten propuestas.

Aquí sobra algo….

9 abril 2010

Me ha llegado una convocatoria de unas jornadas sobre educación y, viendo el logo, compruebo que hay mitos tan insertados en la cultura que se resisten a desaparecer. Aquí tenemos al espíritu gozando de un lugar en este simbólico despiece de la personalidad integral del individuo. Pero ¿puede alguien explicarme qué contiene el espíritu que no esté contenido ya en la mente y la emoción?

¿Qué es el espíritu si lo despojamos de la memoria, del entendimiento, de la voluntad y de las emociones? Seamos sinceros, la única propiedad del espíritu que le garantiza un lugar en el mundo de las ideas es su inmortalidad. A diferencia de todo lo anterior, el espíritu es eterno e indestructible. O al menos eso es lo que pretende el pensamiento religioso, único defensor del concepto.

Ya hemos defendido en algún sitio de este blog la opinión de que si algo sobra en este mundo es espiritualidad. Me parece que hablar de la educación del espíritu está fuera de lugar. Pero es una concesión que debe hacerse a los muchos religiosos que se dedican a la educación con el objetivo de adoctrinar a nuestros hijos y que se sienten ofendidos si prescindimos de lo espiritual. Cuidado con menospreciar a los profesionales del espíritu.

Mente, memoria, raciocinio, voluntad, afectividad… ¡pero bueno! ¿y qué hay de lo mío? ¿y el espíritu qué?

Menos meditar y más pensar

27 noviembre 2008

Por las mañanas recito mantras budistas. Tengo una mezcla muy interesante. Para mí, Buda, Jesucristo y la madre Teresa de Calcuta son todos lo mismo. Los percibo como una energía. (Penélope Cruz).

Estupendo, de verdad. Pero lo de la “mezcla muy interesante” creo que es un valoración demasiado benévola de un mejunje bastante común. La espiritualidad de garrafón que lo mezcla todo, para que sea más efectivo, es la plaga de nuestro tiempo. Con un pequeño esfuerzo más metemos a Mahoma en la mezcla y resultará ideal incluso para las mañanas de resaca.

La meditación parece el sueño de la razón, porque produce monstruos:

Y entonces ocurrió el terremoto y pensé: “¿Será el karma, eso que cuando no eres bueno te ocurren cosas malas? (Sharon Stone refiríendose al terremoto de Sichuan, que provocó más de 50.000 muertos).

En fin, un cruce de piernas mental que deja al descubierto unas profundidades espirituales muy muy negras. (perdonen el chiste, pero es que me lo han puesto en bandeja).